Estefany Martínez Fotografía
Estefany Martínez Fotografía

Es común asociar el verano con la playa y, de inmediato, pensar en soltar la adrenalina que tienen desde que llegó ese lindo anillo de compromiso, con una piña colada. Pero más allá del sol, la arena y el mar, esta estación también es ideal para disfrutar de paisajes en los que el verde surge a todo color gracias a la lluvia y, en lugar de llevar un vestido de fiesta corto, que sean unas botas lo que necesites empacar. ¿Será que un viñedo puede ser el marco perfecto para intercambiar pensamientos de amor en su primera (o segunda) noche de bodas? Investíguenlo y definan su destino lunamielero con estas opciones.

Destinos nacionales

1. Oaxaca

Estefany Martínez Fotografía
Estefany Martínez Fotografía

Arquitectura, historia y gastronomía se concentran en un estado que ha conquistado a los ojos internacionales. Una luna de miel en Oaxaca es el viaje perfecto para las parejas que buscan un ambiente tranquilo, cultural y natural, en el que los pensamientos de amor cortos floten en el aire.

Recorran de la mano las pintorescas calles de la capital del estado y descubran sabores inigualables y muy tradicionales, como los diferentes tipos de moles, el pozole mixteco, los chapulines y las tlayudas. Platiquen sus expectativas de matrimonio con una deliciosa taza de pozol o, en caso de que en su viaje veraniego se atraviese una noche fría, prueben el clásico atole de pinole, que lleva maíz tostado, cacao, canela y achiote.

La arquitectura colonial los enamorará, pero también su naturaleza. El verano es la mejor época para visitar Hierve el Agua, un paisaje de cascadas petrificadas que en temporadas de lluvias forman nuevas caídas de agua. A finales de julio se lleva a cabo la Guelaguetza, considerada la fiesta folclórica más grande de Latinoamérica.

2. Querétaro, Querétaro

Ángel Cruz Wedding Photographer
Ángel Cruz Wedding Photographer

La sorpresa que ofrece Querétaro para una luna de miel no solo queda en las calles de su Centro Histórico, que alberga edificios coloniales que llevan a cuestas una parte importante de lo que aconteció en la Independencia de México. Si se internan en la Sierra Gorda, también los cautivarán sus hermosos paisajes con ríos, cascadas e imponentes miradores. Incluso, recorrer una ruta religiosa por las cinco misiones franciscanas, que son Patrimonio de la Humanidad.

Por ser un estado pequeño, no es complicado conocer gran parte de él e incluir también en el itinerario los viñedos ubicados en Bernal y Tequisquiapan. Por cierto, durante el verano llevan a cabo sus vendimias con eventos en los que se puede degustar de un delicioso vino y disfrutar de conciertos, platillos y degustación de quesos.

3. Los Cabos, Baja California Sur

Hilo Rojo
Hilo Rojo

Los Cabos es uno de los destinos playeros más elegidos por las parejas de recién casados que valoran ir de luna de miel a Baja California Sur. El ambiente en calma que tienen sus playas atrae a los enamorados que quieren vivir sus primeros días de matrimonio con el mar como testigo. ¿Se animarían a tener una popular sesión trash the dress para darle el último uso a ese vestido de novia corte sirena? ¡Considérenlo!

Entre las actividades imperdibles está el paseo en lancha al Arco Monumental, donde no puede faltar una romántica foto de los novios. Tampoco dejen de visitar Playa Balandra para conocer su famosa roca en forma de hongo. Y, si buscan un poco de contraste, el paisaje desértico de Todos Santos los cautivará, así como sus múltiples atractivos artísticos y culturales.

Destinos internacionales

4. Noruega

El verano se convierte en la mejor época para visitar Noruega. Aunque no es la mejor época del año para apreciar el espectáculo de las auroras boreales, sus días son largos y llenos de luz y sus temperaturas suaves, lo cual se agradece, debido a su ubicación geográfica tan cercana al Polo Norte. Sus vastas áreas boscosas distribuidas en más de 20 parques nacionales así como playas hermosas hacen que este país sea una perfecta sede para el descanso amoroso. Justo lo que necesitarán después del trajín de buscar centros de mesa para boda sencillos y de toda la fiesta en sí.

En Oslo, su capital, disfruten de un romántico picnic en el Parque de Vigeland, visiten los museos de los Barcos Vikingos y de Historia Cultural, así como el Castillo de Akershus y hagan un paseo en barco por el fiordo de esa ciudad.

5. Polinesia Francesa

Si las altas temperaturas del verano en la mayor parte de México los tienen un poco agobiados y buscan refugiarse en un lugar playero, pero no tan caluroso, la Polinesia Francesa es el lugar ideal para ustedes. Durante los meses de mayo a octubre, este archipiélago, "perdido" en el sur del Océano Pacífico, los recibirá con temperaturas de los 24 a los 28 grados centígrados: a gusto, ¿verdad?

Seguro que llegarán a Tahití, una de las islas más bellas y famosas que hay y donde se encuentra el aeropuerto principal. Busquen hospedarse en un bungalow sobre el agua para apreciar de cerca sus colores turquesas y, si existe la posibilidad, dense una escapada a la isla de Huahine para conocer su Acuario Natural, será una experiencia inolvidable.

6. Grecia

Si bien es cierto que el verano es temporada alta para viajar a este país, las vacaciones en Grecia siempre resultan un deleite, porque hay de todo: cultura, buena comida, tradiciones, gente amable y paisajes hermosos. Con más de 3 mil años de historia, Atenas es una de esas ciudades que deben visitarse al menos una vez en la vida. Por supuesto, con esta visita es obligada una parada en el Acrópolis, joya arquitectónica e icónica de la civilización griega.

Si son de las parejas que no conciben el verano sin un destino acuático, entonces vayan a Santorini, una preciosa isla en forma de media luna que se originó debido a una gran erupción volcánica. Su configuración geológica la hacen un lugar especial para dedicar pensamientos de amor para tu esposo. Sus edificaciones en blanco y azul también lucirán al máximo durante las puestas de sol.

Temporada baja en verano

7. Mazamitla, Jalisco

Studio 23
Studio 23

Es impresionante el verdor que adquiere el bosque gracias a la humedad. Si la playa definitivamente no es lo de ustedes y les gusta el clima lluvioso propio de la estación veraniega, volteen a ver Mazamitla. Recorran las calles empedradas de este Pueblo Mágico de Jalisco y desconéctense para tener unos días llenos de romance al calor de la chimenea (en caso de que refresque) y rodeados del rico aroma a pinos. Y si buscan aventura, monten a caballo o den un paseo en cuatrimoto la descarga de adrenalina está más que asegurada.

No pierdan la oportunidad de tomar un tour por los pueblos cercanos y conocer la Sierra del Tigre. Encontrarán paisajes hermosos, una forma de vida diferente y descubrirán el encanto de las famosas nieves hechas con flores e ingredientes secretos que encantarán a su paladar.

8. Chile

Quienes quieran huir de las altas temperaturas, ¡tomen un vuelo al sur del continente! Si este es su propósito, una luna de miel en Chile entre los meses de mayo a septiembre cumplirá sus expectativas. Como recién terminan las lluvias y la estación coincide con el invierno del hemisferio sur, la temporada baja de viajes permitirá que los costos sean moderadamente más bajos. Añadido a la capital, Santiago, donde seguro llegarán, atrévanse a descubrir otros muchos lugares de este país tan largo.

Una de las zonas más sorprendentes está en el norte: el desierto de Atacama, uno de los más áridos del mundo y que alberga al Valle de la Luna. Se trata de un lugar similar al paisaje lunar y en donde seguro querrás unas imágenes, por lo menos, con un ramo de novia natural que contraste con el entorno.

Valparaíso, más al sur, es otra de las paradas obligatorias. El romanticismo casi se palpa en sus calles y en sus andadores, llenos de color e impregnados de los versos de Pablo Neruda. Así que en su itinerario consideren llegar a La Sebastiana, la antigua residencia del poeta chileno.

¿Están más indecisos que cuando tuvieron que elegir el sabor de su pastel de boda? ¡Seguro que sí! Vean el lado amable, ahora tienen más lugares por agendar en sus aniversarios de matrimonio o, si aún están a tiempo, consideren los destinos extra para una earlymoon en lo que deciden qué recuerdos para boda obsequiar. ¿Les gusta la idea?