Si son una pareja diferente y lo han dejado claro desde el vestido de novia que eligieron y la locación que señalan sus invitaciones de boda, déjense envolver por la magia y el misterio del mundo acuático con alguno de los mejores destinos para practicar buceo en su luna de miel. No importa si son nuevos en este deporte, esos escenarios serán el pretexto para tener un bautismo de buceo y engancharse de lleno, al igual que les pasó cuando se aventuraron a aprender cómo hacer recuerdos para boda. Recuerden que las actividades físicas en pareja son un gran estimulante para una sana relación, ¿listos para experimentar nuevas experiencias?

1. Las Ánimas, Baja California Sur

Las Ánimas es una isla ubicada en el municipio de La Paz, Baja California Sur. Conocida por muchos como el paraíso del buceo en el Mar de Cortés, este mágico rincón marino está repleto de pelícanos en la superficie y de montañas submarinas que los harán soñar bajo el agua mientras nadan entre pináculos, cuevas y paredes.

Si tienen suerte, tal vez se encuentran con tiburones martillo, pero sigan escrupulosamente las indicaciones del guía profesional. Para esto, lo ideal es tener un nivel muy experimentado en buceo, ya que las corrientes son fuertes y tal vez deban bajar hasta poco más de 100 metros de profundidad. Sin embargo, igual se puede disfrutar de otros puntos y entornos próximos de menor riesgo. 

2. Cenotes de Yucatán

Los cenotes de Yucatán son el sueño de los que ya se han iniciado en el buceo. Un recorrido por ellos bastará para enamorarse de nuevo en sus ríos subterráneos, cuevas ámbar, blancas, profundas y bajas, así como sus cuevas inundadas que aumentan la adrenalina de quien las atraviesa. ¿Qué tal una sesión trash the dress con el vestido de novia corte sirena en estas aguas? ¿Se animarían?

3. Bahía de Banderas, Nayarit

La Bahía de Banderas es la más grande de México y se ubica entre Punta de Mita, Nayarit, y Cabo Corrientes, Jalisco, lo que la dota de una amplia riqueza cultural y natural. Este poblado es cuna del ecoturismo subacuático, por lo que ofrece la práctica y enseñanza del buceo recreativo y deportivo.

Su luna de miel en tierra mexicana será la oportunidad perfecta para bucear con ballenas, tortugas marinas o delfines. No duden sobre este destino, pues reciben a principiantes, intermedios y expertos. Para probar, visiten Flamingos, Cruz de Huanacaxtle o Bucerías.

4. Arrecife Mesoamericano, Quintana Roo

El Arrecife Mesoamericano de la Riviera Maya, en Quintana Roo, es el segundo arrecife de coral más grande del mundo después de la Gran Barrera de Australia. Aunque atraviesa Belice, Honduras y Guatemala, 300 kilómetros son puros del Caribe mexicano.

Su primer viaje después de haber partido su pastel de fondant para boda será atestiguado por tortugas marinas, manatís, coral de cuerno, caracol reina y un sinfín de especies protegidas. Aunque sobran razones para visitar la Riviera Maya, si deciden conocer este paraíso, aprovechen para buscar un buen recorrido por Isla Mujeres, Cozumel o Tulum. Existen inmersiones para todos los niveles y, si todavía no se inician, siempre pueden practicar snorkel, su "hermano" pequeño del buceo. 

5. Islas Cíes, España

En Galicia, al norte de España, está el paraíso natural de las islas Cíes, que ofrecen zonas de buceo fantásticas. Tanto el buceo como la navegación en el archipiélago requieren una previa autorización, que se consigue en la web oficial de reservas de Parques Nacionales de España. En este lugar existen rutas adaptadas a los distintos niveles de buceo e incluso se pueden tomar cursos con certificaciones oficiales de buceo recreativo.

Además, podrán disfrutar de los bancos de arena y las aguas cristalinas de un azul intenso. Prepárense para presenciar uno de los lugares más maravillosos de ese país. Si ya son amantes de este deporte, consideren una decoración del pastel de boda alusiva al buceo, ¡será muy original!

6. Queensland, Australia

En Queensland, Australia, se encuentra la Gran Barrera de Coral, el conjunto de arrecifes de coral más grande del mundo. Abarca 900 islas y se conoce también como el hábitat más grande del mundo por los millones de especies que lo pueblan.

Si eligen este destino, será mejor que se preparen para bucear en las aguas que recorren hasta tres decenas de especies de ballenas y delfines, seis de tortugas, 1,500 de peces y, por supuesto, sus más de 400 especies de coral. Si buscan planes para su luna de miel en Australia, desde luego, este no puede faltar. ¡Será un viaje sin igual!

7. Fernando de Noronha, Brasil

Lugar de aguas transparentes y profundidades encantadoras, Fernando de Noronha es uno de los principales atractivos submarinos de Brasil. Los expertos en buceo optan por visitarlo entre septiembre y octubre por la tranquilidad del mar y, por consiguiente, su mejor visibilidad. Sin embargo, pueden acudir en cualquier época del año.

Aunque se puede disponer de equipos de respiración, también se permite hacer buceo libre (freediving) en las partes nobles de la zona, incluso hay paseos guiados para esta opción. Asimismo, en Noronha existe la posibilidad de practicarlo en el mar interior o exterior frente a mar abierto, donde se cruzarán con barracudas, tortugas marinas, pulpos, corales, calamares y diversas especies de tiburón.

8. Galápagos, Ecuador

En Galápagos no todo son tortugas; este archipiélago esconde uno de los conjuntos con más biodiversidad marina. Si lo eligen como destino, su luna de miel estará rodeada de iguanas marinas, pingüinos de Galápagos, mantarrayas, tiburones martillo, bancos de coral con atunes, tortugas y leones marinos, entre muchas otras especies increíbles.

Por su vocación turística, es fácil encontrar paseos que incluyan recorridos a pie y excursiones diarias de buceo con equipo básico y un experto para guiarlos, aunque necesitarán una licencia de buceo. Si solo quieren vivir la experiencia una vez, también pueden dedicar todo un día a ello desde diferentes puntos.

9. Costa Este y Mar Rojo, Egipto

Hurghada, Quseir, Marsa Alam y Safaga son los puntos recomendados en Egipto para practicar buceo por sus abundantes arrecifes de coral y variedad en delfines, tortugas y tiburones. Aunque se puede visitar todo el año, si programan el lanzamiento del ramo de novia natural entre mayo y septiembre, aprovecharán que las aguas son más cálidas y las corrientes son moderadas, lo que facilitará la práctica del deporte. Si no tienen un dominio avanzado, lo mejor es que se brinda acceso y asesoría a todos los niveles de buceo.

10. Maldivas

Si van decididos a vivir una verdadera aventura, la luna de miel en Maldivas es para ustedes. Este país asiático posee un gran paraíso acuático y sumergido y es considerado uno de los mejores destinos para practicar buceo por sus fondos coralinos y aguas cristalinas que resguardan al tiburón ballena. Atolón Sur de Male y Atolón Norte de Male son las opciones más recomendadas para la práctica de esta actividad por la calidad de sus zonas de inmersión. No deben preocuparse, expertos o novatos, hay excursiones para todos ustedes. 

Por fortuna, en México y en el extranjero aún se conservan espacios naturales de gran belleza y valor, ideales para quienes recién recibieron el anillo de compromiso y ya planean una celebración de ensueño. ¡Que la aventura no se limite a la búsqueda de imágenes de pasteles de boda! Sumérjanse en su nueva vida de la forma más divertida. ¿Qué tal que regresan de su primer viaje de casados con una certificación PADI de buceo bajo el brazo?