Marisol GómezMarisol Gómez

La organización de la boda no solo consiste en probarse vestidos de novia o ver qué trajes de colores le favorecen al novio. También están los trámites y los números. Y aunque los cálculos no sean su fuerte ni tan divertidos como hacer centros de mesa para boda, son fundamentales. Una fiesta siempre es sinónimo de comida, bebida y baile. Ya que van por lápiz y papel para escribir los pensamientos de amor con que abrirán el discurso del brindis, traigan la calculadora para saber cuánta bebida necesitarán. ¡A echar cuentas! 

Número de invitados

Sebastian & SophiaBoda de Sebastian & Sophia

Al igual que la comida y muchos puntos de los preparativos, la bebida se calcula en función de la cantidad de personas que estarán presentes en la celebración. Una vez entregadas las invitaciones de boda elegantes, es importante confirmar lo antes posible el número de comensales para saber si habrá niños, embarazadas y hasta estimar cuántos abstemios están dentro de su lista.

El gestor de invitados de Bodas.com.mx les permitirá solicitar confirmación por correo electrónico a todos sus invitados. Podrán personalizar el mensaje que envíen para preguntar por sus preferencias en cuanto a la barra de bebidas y así, además de especificar qué opción de menú quieren, les podrán escribir si preferirán tomar o no o qué marcas son sus favoritas. ¿Admitirán sugerencias de cocteles para que no haya muchas personas que se frustren al llegar a la barra y descubran que falta algún licor top? ¡Sáquenle provecho desde ya a todas las herramientas gratuitas de Bodas.com.mx!

Horario de la boda

Además de marcar la pauta en cuanto a los colores de la decoración y orientar a los invitados para decidirse por los vestidos para fiesta de día o un atuendo más nocturno, el horario del evento influye en el tipo de bebidas y en el nivel de consumo.

En el día, los cocteles y licores suaves son más apetecibles. Los licores afrutados, la cerveza, los vinos blancos y rosados suelen predominar. Mientras que los destilados fuertes como el ron, vodka y whisky son preferibles por la tarde y la noche. El consumo diurno oscila los cinco vasos por persona, mientras que, de noche, el promedio asciende a siete.

Momentos y forma en que se servirá bebida

AvantgardemxAvantgardemx

Antes del banquete, ¿qué bebidas incluirán en el coctel de bienvenida o qué aperitivos ofrecerán? Y después, ¿los invitados estarán bien servidos durante toda la fiesta? ¿Sería conveniente un carrito de shots? Un pastel de boda elegante de estilo Art Déco combinaría a la perfección con una torre de copas de champaña, pero ¿serán suficientes para el brindis y que todos las levanten al entonar “salud por los novios”?

De principio a fin, el suministro de bebidas debe ser continuo. Incluida la comida o cena y hasta la tornafiesta. Pero será importante checar con su proveedor de catering y bebidas en qué momentos será más necesario un servicio generalizado y en cuáles será más práctico disponer de una área de autoservicio o con un bartender.

Gustos y nivel de consumo

Paldrink - Cócteles y ShotsPaldrink - Cócteles y Shots

Una barra de cocteles al gusto de cada invitado puede ser una idea descabellada, pero una carta basada en las bebidas que nunca fallan es un acierto muy práctico. Si además saben cuánto rinden en su presentación más comercial, ¡ya están del otro lado!

En una media, de una botella de 750 ml de vodka, whisky, tequila, ron y brandy pueden salir de 18 a 20 vasos, pero si les gustan los tragos bien servidos, el rendimiento puede reducirse a 10 o 12 vasos. Una botella de vino blanco o tinto equivale a ocho copas y se estima que el consumo promedio es de 600 ml de cerveza por persona.

La edad es otro aspecto que influye en el nivel de consumo. Los adultos de mediana edad suelen mantenerse en un margen de cuatro a seis tragos y los adultos jóvenes, de seis a ocho.

Además de conocer las preferencias de quienes los acompañarán, deberán identificar de qué tan buen o mal beber son porque las cantidades también variarán de acuerdo a este factor. Por ejemplo, si sus invitados son cerveceros y su boda tiene aires rústicos, les podría convenir más un barril contemplando que el promedio de 600 ml suba a un litro.

Pero cuidado, se vale que los peinados recogidos terminen un poco deschongados de tanto bailar, pero será mejor que no pasen ratos incómodos. Si saben que asistirá uno que otro malacopa, será mejor limitar las bebidas alcohólicas o, en casos puntuales, restringirlas a quien se exceda. Sobre todo, si hay adolescentes y personas que vayan a manejar de regreso. Los cocteles sin alcohol son ideales para estas situaciones: pueden ofrecer una versión “sin” de San Francisco, que contiene jugo de naranja, limón, piña, melocotón y jarabe de granadina.

¿Con qué lo mezclarán?

LovartLovart

Son los líquidos que se mezclan con los licores y destilados, básicamente, refresco de cola, toronja, agua mineral, quina, ginger ale, jugo de naranja y arándano. Un litro alcanza para cinco o seis vasos aproximadamente.

¿Y el hielo? Para todas las bebidas que lleven de dos a tres cubos, con una bolsa de 5 kilos de hielo se pueden preparar entre 40 y 50 bebidas. Sorprendan con unas piedras especiales para whisky a aquellos invitados más exigentes que gusten de tomarlo solo. Sumergidas en la bebida, mantienen la temperatura como si fuera hielo, pero, obviamente, sin convertirse en agua.

¿Una fórmula para calcular el alcohol necesario?

Rafa Pacheco PhotographyRafa Pacheco Photography

Aunque pueda sorprenderles, sí existe una fórmula para dar con la cantidad idónea de alcohol de que deben disponer en su boda. Si ustedes contrataron el servicio de bebidas con un proveedor, no tendrán tanto por qué preocuparse, esto ya lo harán ellos. En cambio, si van a comprar ustedes y pagar por el descorche, tomen nota. Consideren que es una estimación estandarizada y que los factores que se han expuesto más arriba también ponderan.

  1. 1. El primer paso es calcular el número de bebidas que se consumirán durante la boda. Se considera en promedio un trago por persona en un lapso de una hora. Por lo que, el número de invitados y la duración del evento deberán estar muy bien definidos. Suponiendo que sus familiares y amigos que tomen alcohol suman 200 y la celebración dure siete horas, se servirán 1,400 bebidas en total.
  2. 2. Definan qué tipo de bebidas servirán, en qué momento y estimen qué cantidades ocuparán de cada una de las variedades de alcohol. Por ejemplo, si creen que el consumo de vino y cerveza se concentrará en las primeras horas de la recepción, incluido el banquete, cuenten unas tres horas. Siguiendo el anterior supuesto, redondeen a unas 600 copas. Si será la bebida con la que harán el brindis, la cantidad se incrementará.
  3. 3. Posteriormente, el resultado de tragos necesarios por cada bebida lo dividen entre el rendimiento promedio de la botella de aquello que les interese adquirir. Para este ejemplo, ¿se les antoja ron? Basándose en la media de que con cada botella se consiguen unos 18 vasos, para 100 tragos deberán comprar seis botellas y les quedará la mitad de una. ¿Qué tal si compran de dos o tres variedades de ron basándose en los gustos de sus invitados?

Tal vez el excedente no parezca mucho, pero si toman en cuenta que no solo ofrecerán ron y vino y falta la champaña del brindis, todos esos “piquitos” se van ajustando. En caso de duda, ¿no les convendría la bebida en consignación para que solo paguen lo que se abra para consumo?

LovartLovart

Echen bien las cuentas para que nadie se quede sin una copita con la que pasar mejor la rebanada de su pastel de fondant para boda, pero que tampoco se les vaya todo el presupuesto en bebidas embriagantes. Si desde un principio determinan con qué aspectos pueden ser más flexibles y cuáles demandan mayor precisión, llegarán a los recuerdos para boda sin preocuparse de que algunos invitados se marchen con las manos vacías o, peor aún, con panzas hambrientas y bocas sedientas.