La combinación rojo con blanco es clásica en los enlaces matrimoniales más tradicionales. Sin embargo, más allá de usar el color vino en vestidos o para el relieve de las invitaciones, hay otros usos que se le pueden dar y hasta tonos rojizos que sirven para dar otra intención a la celebración. Debido a que el rojo es un tono intenso y que atrae mucho la atención, hay algunas sugerencias para su uso al combinarlo con el blanco, aquí algunas recomendaciones.

Primero, conozcan su significado

A lo largo de la historia el color rojo ha adquirido distintos significados. No es duda el poder de atracción que tiene debido a los efectos que provoca en la frecuencia cardiaca de quien lo aprecia, ya que suele producir activación neuronal. Es precisamente por ese poder que está asociado con el amor y la pasión, pero también con la ira, e incluso en algunas culturas orientales, con la felicidad.

Por su parte y contrario al rojo, el color blanco es un tono que produce calma, tranquilidad y paz. Su significado está relacionado con sentimientos positivos, como la bondad, la pureza y la inocencia. Así que la combinación en la decoración rojo y blanco para bodas o en el estilismo de pareja, será muy favorecedora para transmitir el amor puro que hay entre ustedes.

Los distintos tonos de rojo

La potencia del color rojo se manifiesta a su vez en diversos tonos, algunos más alegres, otros más elegantes, pero todos hermosos. De acuerdo con el tipo de boda que tendrán elijan el rojo que más se adecúe a su enlace.

La calidez y frescura del coral

Un tono que estuvo entre los elegidos por el Instituto de Color Pantone como el color del año, el coral le dará mucho dinamismo y energía a su celebración nupcial. Por su viveza, es más adecuado para bodas de día y en exterior.

Las damas de honor lucirán increíbles con vestidos  de este color y harán un potente contraste con el blanco de la novia. Si la prometida es quien quiere llevarlo, un par de zapatos en este tono, joyas o hasta el ramo de novia natural con flores como geranios, tulipanes o rosas se verá increíble. ¿El novio? Un boutonnière con la misma especie floral que el ramo.

  1. Su uso para la decoración

Elegirlo para la decoración de boda dará un toque optimista, fresco y alegre. Los manteles blancos con detalles en color coral resaltarán. ¿Qué tal los marcadores de sitio o los bordados de la mantelería en este tono?

La pasión y alegría del escarlata

Este rojo vivo intenso es un color que puede adaptarse tanto para celebraciones de día como nocturnas. Es ideal para parejas extrovertidas y alegres que quieren trasmitir estas cualidades en su recepción o bien, para aquellas que han elegido una temática mexicana.

  1. Su uso para la decoración

Si la recepción será de día, los arreglos de mesa para boda con flores en tono escarlata resaltarán mucho a la vista con los manteles blancos, contagiando a los invitados de un sentimiento positivo. La mesa de coctelería es otro de lo detalles en los que pueden incluir este color, eligiendo preparaciones de bebida con frutas como fresa, sandía o granada.

Cereza: sensitivo y moderado 

Electrizante y sensual, el color cereza destacará más en las bodas de noche y en interiores, aunque no es exclusivo para estas. En temporada otoñal es ideal llevarlo en cualquier motivo de la decoración o del estilismo ¡como en el tinte de tu cabello! Para lucir un peinado atrevido y original con un tocado de pequeñas flores blancas. ¿Lo imaginas?

Si son una pareja audaz, no teman llevar: ella, unos zapatos rojos que haga juego con un cinto del mismo color y que contraste con el blanco del vestido; y él una corbata a tono y un boutonnière blanco de tela.

  1. Su uso para la decoración

Este tono lo podrán incluir de manera sutil en los detalles de las mesas como las servilletas de tela, a través de listones gruesos en este tono para vestir las sillas blancas y hasta en las alturas, con colgantes combinados.          

La elegancia del color vino

Las bodas más tradicionales se visten de los colores vino y blanco, porque imprime al ambiente un aire lujoso y formal. Aunque no existe un protocolo estricto que diga en qué espacios se debe usar, la decoración color vino para boda lucirá increíble al interior de un salón de fiestas.

El estilismo de la novia puede destacarse desde su maquillaje, utilizando el tono vino para sus labios y el resto dejarlo más natural. El ramo puede ser con rosas rojas y nubes blancas, y si se quiere un poco más de dramatismo en el look, una corona con estas especies se verá impactante. El novio puede llevar un pañuelo o el chaleco en color vino tejido. 

  1. Su uso para la decoración

Las invitaciones de boda elegantes son las que más resaltan para celebraciones nocturnas, ya sea con el sobre vino y el papel en blanco o solo con algunos detalles del diseño. Los caminos de mesa también lucen muy bien en este color, sobre todo si se hace un trío en la decoración de boda rojo, blanco y dorado, este último para los accesorios como floreros, marca sitios, cubiertos, entre otros.

¿Verdad que es encantadora esta combinación de rojo y blanco para boda? Si quieren trasladarla al pastel, ¿qué tal uno hecho en fondant y cubierto con pétalos rojos? ¡Se verá fascinante! No teman ser osados ni se queden con las ganas de explorar todas las opciones con estos tonos.