¿Aún no eligen el vino del festejo y falta poco para entregar las invitaciones de boda? ¡Les tenemos la solución! Apliquen estos 10 tips de oro para escoger los mejores vinos para su banquete. Y cuando pongan las botellas junto a los centros de mesa para boda en el gran día, ¿cuáles sospechan que se vaciarán primero? Así como el pastel de boda tiene que ser degustado, la cata de vinos también merece ser agendada en los preparativos.

Para guiarlos en esta aventura enológica, solicitamos la ayuda de los expertos de cuatro destacadas empresas vinícolas en México. Con sus consejos, será mucho más fácil la búsqueda del vino ideal para que enamorados e invitados brinden y mariden sus alimentos. ¡Comiencen!

1. ¿Qué vino se antoja según el lugar?

Viñedos De Cote

La sede de la celebración será un aspecto fundamental para definir qué tipos de vino servir. No solamente para considerar bodegas locales y de proximidad, también porque el entorno y el ambiente lo "pedirán". El vino en una boda debe ser agradable al paladar y estar a la altura del evento. Este fue uno de los puntos que destacaron los sumilleres de los queretanos Viñedos De Cote, Mario Alberto Fernández Chihuahua y José Olvera Mendoza.

Como ya sabrán, cada detalle de la celebración será parte de un todo, un concepto que se desea proyectar. De este modo, el vino es un elemento que debe reforzar ese concepto. Así como el vestido de novia 2019 que lleve la futura esposa se adaptará a que la boda sea en una playa o en una hacienda, el vino también debe armonizar con el resto del banquete.

Bodegas de Santo Tomás

Siguiendo esta premisa, para una boda en la playa, el vino rosado y el blanco refrescarán a los invitados. Por su color, el primero destacará el romanticismo de la celebración, a la vez que dará un especial sabor a platillos compuestos por pescados, mariscos o que se sirvan en frío.

Ahora que si sueñan con casarse en un lugar tan especial como un viñedo, les recomendamos pedir la mejor bebida de la casa o bien tener una mesa de degustación de vinos y quesos para completar la experiencia. En caso de que estén buscando vinos mexicanos para la boda, dedíquenle tiempo a averiguar qué variedades se producen cerca del lugar donde será su festejo.

2. Tomen en cuenta clima, época y horario

Bodegas de Santo Tomás

Otro factor a considerar es el clima del lugar, ya sea por la temporada en que se casen o si se trata de un espacio abierto o cerrado. "Si la fiesta será de noche en época de frío, sería mejor pensar en tintos. Si será en época de calor, los blancos, rosados y espumosos deberían ser los principales. Si el evento es por la mañana, los vinos afrutados, rosados o espumosos serán, en definitiva, la mejor opción", aconseja Hipólito Ruiz Molina, sumiller y encargado de Cavas de Bodegas de Santo Tomás, de Ensenada, Baja California. 

3. Definan primero el menú

Bodegas F.Rubio

Determinar con antelación si habrá canapés para un coctel de bienvenida y una comida de tres o cuatro tiempos que incluya carne roja o pescado para el plato fuerte, así como pastel de fondant para boda en el postre, es crucial para elegir el vino.

Todos los expertos consultados coinciden en que cada tipo de vino tiene composición, acidez y aroma distintos. Entre los factores que determinan el sabor de un vino están la variedad de uva cultivada y los tiempos de maceración. Por esa razón, cada uno marida mejor con unos alimentos o con otros y hasta a temperaturas diferentes. 

4. Espumosos para el brindis

Para que sus invitados tengan un grato recibimiento, el vino espumoso siempre es una excelente elección para un brindis de bienvenida. Si ya tienen listas sus copas personalizadas para la boda, esperen a verlas con la champaña (brut, seca, dulce, rosada...) de su preferencia.

Los vinos espumosos son ideales para este momento porque no tienen un sabor intenso, así que sus burbujas y dulzura los vuelven agradables para acompañar finger food y los bocadillos típicos de un coctel de bienvenida. También se aconseja usarlos como aperitivo, de manera que el brindis ayude a hacerle un campito a los alimentos que sigan.

5. Tintos para platos pesados... y de invierno

Bodegas F.Rubio

Los vinos tintos son ideales para acompañar con platillos de carne roja o que sean muy condimentados, además de los que tengan algo de picante como el mole, el pipián o salsas, con los que resultan en una deliciosa combinación. De hecho, con las recetas picantes, los tintos algo afrutados ofrecerán un contraste bastante atractivo.

También son más agradables para el paladar de invierno, debido a que se sirven a mayor temperatura que otros vinos y a que maridan bien con alimentos más calóricos, que son más frecuentes en las estaciones de frío.

Esta buena combinación se debe a que los tintos tienen más cuerpo y taninos que los vinos blancos. Así que, si ya tienes listo un hermoso vestido de novia con manga para casarte en invierno, pongan en su lista de imprescindibles el vino tinto, ya que les ayudará a mantener mejor el calor corporal.

6. Blancos para alimentos ligeros

El vino blanco será una grata experiencia al acompañarse con entradas como ensaladas o sopas, aconseja Francisco Rubio, productor de Bodegas F. Rubio. A la hora de elegirlo, consideren que esta refrescante bebida marida con alimentos suaves, de poca grasa y de proteínas ligeras, como pastas, cremas, ensaladas, pescados, mariscos y quesos frescos.

7. Ofrezcan dos o tres tipos de vino

Museo de la Vid y el Vino

Pensando en el menú, pero también en los gustos de quienes recibirán sus invitaciones de boda originales, elegir dos o tres tipos de vino facilitará las cosas. Traten de que el blanco y el tinto no falten, ya sea dejando botellas de cada tipo en cada mesa o pidiendo al servicio que esté muy atento a medida que las copas se vacíen.

También se vale elegir dos tipos de tinto, uno para el segundo y tercer tiempo y otro para el platillo principal, comenta Gabriel Díaz García de León, director del Museo de la Vid y el Vino, también ubicado en Ensenada, Baja California.

Luego, elijan entre rosado y espumoso, según lo programado para el gran día: coctel de bienvenida, plato fuerte, postre, brindis... La variedad halagará a sus seres queridos y "no se aburrirán del vino por los cambios", dicen los sumilleres de Viñedos De Cote. Añaden que, por sus burbujas, los espumosos maridan con pescados, quesos, canapés y postres, pero si son atrevidos, acompañen el rosado con pescados y postres.

8. No confundan calidad con precio

Bodegas de Santo Tomás

"No se dejen influenciar por los precios, no siempre el más caro es el mejor ni el más económico el peor", sostiene el sumiller y encargado de Cavas de Bodegas de Santo Tomás. Y la verdad es que este consejo aplica para todos los productos y servicios que contratarán para su boda, ¿no creen?

9. Elijan un vino que les guste a ambos

Bodegas F. Rubio

Está muy bien si piensan en los invitados para cada detalle de su boda, pero deben lograr un balance con lo que ustedes quieren. Finalmente la celebración será en su honor y ustedes son los reyes.

¿Cómo encontrar un vino que les guste a los dos? Pruébenlos con los alimentos con que desean acompañarlos, aconseja el productor de Bodegas F. Rubio, para que saboreen la armonía en el paladar y la experiencia sea mejor. ¿Ya agendaron cita en la bodega o pidieron una botella de muestra para probar sus vinos favoritos en la tranquilidad de su hogar?

10. No duden en pedir ayuda

Digan adiós al miedo de preguntar si no conocen mucho del tema, ¡los días que más valen la pena son esos en los que se aprende algo nuevo! Un primer acercamiento sería pedir el vino más representativo del viñedo para boda donde vayan a celebrar o donde vayan a adquirir sus vinos, como lo sugiere el sumiller de Bodegas de Santo Tomás, Hipólito Ruiz Molina.

Si lo que quieren es minimizar riesgos, consideren vinos más convencionales elaborados con uvas clásicas como cabernet, merlot, chardonnay, sauvignon blanc y barbera.

Recuerden las promesas de la entrega del anillo de compromiso y conviértanse en un gran equipo para elegir juntos el mejor vino para celebrar su enlace. ¿Listos para salir a degustar vinos? No olviden divertirse catando tintos, blancos y espumosos en los preparativos y en el mismo festejo. ¿Y qué les parece obsequiarles una botellita como recuerdo para boda para contagiar su felicidad a sus invitados? Será toda una experiencia para el paladar y el buen gusto.