Carol Cavazos Fotografía

Los vestidos de novia son una tradición legendaria y, desde siempre, han fascinado a diseñadores y amantes de la moda. Elegirlo es un paso muy importante en la preparación de una mujer, para su boda y para el inicio simbólico de una nueva etapa en su vida. Es natural desarrollar cariño y admiración por este modelo tan importante: fue elegido con mucho más cuidado que cualquier otro vestido de fiesta, se usó en una ocasión muy especial y tiene profundos significados personales. Para que no tengas que dejarlo ir, al menos hasta que estés lista, te preparamos algunas ideas:

1. ¡Haz un trash the dress!

Javier Troncoso Photographer

El trash the dress es una tendencia que llegó para quedarse, pues ha encantado a muchas parejas de recién casados en todo el mundo. Después de la boda, organiza una sesión de fotos en el agua o en el bosque así como video en lugares divertidos o muy estéticos y especiales para ustedes. Tu esposo y tú usarán sus outfits de la boda, pero esta vez podrán hacer todo tipo de tomas sin ninguna preocupación, pues el propósito es arruinar los atuendos y romper con la formalidad y el glamur de las fotos preboda. Además de ser fotos muy emotivas, simbolizan el deseo de no volver a usar esta ropa y permanecer juntos por siempre.

2. Conviértelo en arte

Wedding Day

Acércate con artistas independientes y conoce las propuestas que tienen para preservar tu vestido. La clave es conservar sólo un pedacito de tu modelo en un formato totalmente nuevo, creativo y significativo. Por ejemplo, crea una pulsera, un dije u otro artículo de joyería que puedas usar siempre. También puedes conservarlo como parte de un marco o incluso hacer un álbum interactivo. Selecciona algunas fotos de la boda y realiza un scrapbook pegando trocitos de tela que serán únicos, junto con páginas del libro de invitados, la invitación para boda civil, así como otros documentos especiales del día B y tendrás un recuerdo muy especial. ¡Incluso puedes hacer una cápsula del tiempo y conservar para la historia tu vestido o al menos un pedacito!

3. Dale una segunda oportunidad vendiéndolo

Esta es otra forma de compartir tu vestido de novia con otras mujeres. Cuida que esté limpio y en buenas condiciones. Hay muchos medios donde puedes ofrecerlo, así que investiga opciones y precios de modelos similares. En una tienda especializada o por internet, tu vestido seguramente encontrará una afortunada compradora de inmediato. Si te pasaste un poquito del presupuesto fijado para tu vestido, vendiéndolo puedes recuperar una parte e invertirla en tu hogar o en tu luna de miel. Si deseas tener dos (o más) vestidos en tu boda, puedes conservar sólo uno y vender los demás: de esta manera no te excederás en gastos.

4. Guárdalo para tu bebé

Ricardo Torres Fotografía

Si planeas tener hijos, puedes heredarles tu vestido antes de que crezcan y se casen: lleva tu vestido con un profesional para que lo arregle y haga un bonito modelo que tu pequeño(a) pueda lucir en su bautizo o en su primera sesión de fotos. Aprovecha la tela restante para crear un dosel para su cuna o una almohadita.

5. Renuévalo y consigue un nuevo modelo

Carol Cavazos Fotografía

Si quieres usar más de una vez tu vestido, hazle las modificaciones necesarias para transformarlo en un vestido elegante de noche, en un conjunto playero para tu luna de miel, o en un vestido coctel. Ya que los vestidos de novia son piezas de alta costura, sus propiedades más delicadas y sofisticadas pueden adaptarse a creaciones glamurosas. Tíñelo, pide que lo corten, añade, quita o suelta las partes que quieras, y consigue el modelo ideal para las ocasiones más especiales de tu matrimonio.

6. Un accesorio increíble 

La tela de tu vestido puede servir para hacer una bonita mascada o bufanda, un monedero maravilloso o unos delicados guantes. Consulta con un profesional y transforma tu vestido para que puedas tenerlo por siempre en una forma práctica y con mucho estilo. Este objeto tan importante puede convertirse incluso en una reliquia familiar, junto con tu ramo de novia artificial. Un uso diferente, pero no menos especial, es arreglar tu vestido para hacer un increíble conjunto de lencería que puedas usar en tu aniversario o en una ocasión de lo más romántica.

7. Compártelo con otras novias

Katz Photography

¡Haz una fiesta de novias! Invita a tus amigas y familiares casadas. ¿Código de etiqueta? ¡Sus vestidos de novia! Hagan una pasarela, concursos, tomen fotografías, bailen, compartan recuerdos de sus bodas… ¡Todo lo que se les ocurra!

¡O dona tu vestido! Hay organizaciones que lo recibirán con gusto y se lo prestarán u obsequiarán a mujeres que no pueden comprar uno. Ayudarás a cumplir el sueño de alguien más, tu vestido tendrá una segunda oportunidad para deslumbrar al mundo. También puedes regalarlo a una amiga muy querida o a alguien muy cercano: ¡será un obsequio inolvidable!

8. ¡Consérvalo!

Cin San Photography

Si te cuesta mucho trabajo separarte de tu vestido, no te preocupes: guárdalo hasta que estés lista para dejarlo ir, o consérvalo intacto toda la vida. Quizás en unos años puedas heredarlo a tu hija o a tu nuera: sin importar si es un vestido de novia de encaje, de tul o de terciopelo, con los ajustes necesarios quedará como un último modelo. Mientras, protégelo del polvo y de la humedad: empieza por llevarlo a la tintorería, y con una modista, si es que se dañó un poco durante la fiesta.

Cuando esté listo, dóblalo con mucho cuidado y envuélvelo en papel de seda. Si el vestido tiene varias partes, guarda cada una por separado para protegerlas mejor. De preferencia, ponlo en una caja de cartón porosa: la tela se mantendrá ventilada y fresca. En el fondo de la caja puede colocar algunas bolsitas con sustancias que alejen a los insectos. Si quieres colgarlo, compra ganchos especiales de madera y una bolsa impermeable especial. También puedes pedir en tu tintorería que lo guarden al vacío.

Así como tu ramo de novia o tus zapatos, tu vestido siempre tendrá un lugar especial en tu corazón. Encuentra una manera de preservar su significado junto con otros detalles, como las invitaciones de boda, y volverlos parte de tu mundo después de la boda. ¡Deja un comentario para compartir con otras novias tus planes para el futuro de tu vestido de novia!