Citlalli Delgado Photography
Citlalli Delgado Photography

La entrega de un anillo de compromiso significa mucho más que una boda. Detrás de este acto de amor siguen muchos proyectos. Uno de ellos puede ser la paternidad. Debatir lo antes posible entre tener un hijo o no y cuándo hacerlo es importante, considerablemente más que elegir si sus invitaciones de boda serán de un color o de otro. ¿Por qué? Porque se darán cuenta si sus pensamientos de amor, sus planes y sus metas caminan hacia el mismo rumbo. 

Sería una mentira decir que la llegada del primer hijo no representará cambios para ustedes. ¡Al contrario! Pero no hay por qué asustarse, son cambios que valdrán la pena después de ver esa linda sonrisa que expresará su bebé cada que los vea. Al decidir ser papás se requiere de un trabajo en equipo, de una relación firme donde la confianza mutua prevalezca y se esté dispuesto a dar todo de sí por un ser que ha llegado gracias al amor entre ustedes. Ahora sí, estos son algunos de los cambios que llegarán a sus vidas con su primer hijo y que deben debatir en pareja para saber si están en el mismo punto.

1. Las horas de sueño

Diego & Becky
Boda de Diego & Becky

Los primeros cambios que tendrán, incluso desde antes de que el bebé nazca, serán las horas de sueño. Muchas mujeres embarazadas en las últimas semanas tienen dificultad al dormir. El peso y los movimientos del bebé no hacen posible conciliar el sueño como antes. Por ende, el papá también estará alerta de que todo esté bien con ambos.

Cuando nazca, si deciden darle pecho, el bebé puede despertar hasta cada hora y media para comer ¡y es normal! Si lo alimentan con fórmula será un poco más espaciado, pero también tendrán que despertar de manera constante.

Aquí es donde empieza el trabajo en equipo. Si ambos trabajan, es necesario turnarse para estar al pendiente del niño sin que uno de los dos se desvele más. En caso de que solo trabaje uno, el otro podrá estar a cargo del bebé por la noche y recuperar algo de sueño por el día.

2. El cuerpo

Misteró Weddings and Lifestyle
Misteró Weddings and Lifestyle

Para la mamá, el bebé traerá consigo un aumento de unos nueve kilos. La piel del abdomen se estira y una vez que das a luz es mucho más complicado evitar la flacidez. Sin embargo, aunque quizá no luzcas a los dos meses como cuando usaste tu vestido de novia corte sirena, con el paso del tiempo y una correcta rutina de ejercicio lo lograrás.

Aquí es una labor de paciencia por parte de la mamá y comprensión y mucho amor por parte de su pareja. Estos cambios en el cuerpo pueden traer algunas afectaciones emocionales, momentáneas, pero no menos importantes. Ten a la mano todos los pensamientos de amor para tu esposa y díselos a cada momento; serán muy reconfortantes para ella.

3. Las finanzas en pareja

Fernanda Sanz Photography
Fernanda Sanz Photography

Su bolsillo ya sabe lo que es quedarse casi vacío, luego de comprar los arreglos florales para boda que conquistaron a todo el mundo el día de su enlace. Cuando nazca el bebé, de nuevo su bolsillo lo resentirá. La compra de pañales, leche, ropa, cobijas, pomadas, medicinas y accesorios en general se realizará mes con mes, hasta que el niño poco a poco deje de necesitarlos. Después, por supuesto, aparecerán otros gastos, como la escuela y los costos que implicará ver crecer a su hijo. 

A muchas parejas les asusta este tema, se preguntan si sus ingresos alcanzarán a cubrir las necesidades del bebé. Por eso, es importante hacer un listado de sus gastos hasta ahora y determinar cuáles son aquellos son prioritarios y de cuáles pueden prescindir.

Bastará con algunos movimientos temporales. Por ejemplo, si cada semana salían al cine, ahora ese dinero se destinará a cosas que el bebé necesite. O si solían tener dos viajes al año, tal vez ahora solo pueda ser uno. Tampoco se trata de que nunca más van a pasear, simplemente este periodo de adaptación-integración así lo requiere. 

4. El reparto de responsabilidades

Misteró Weddings and Lifestyle
Misteró Weddings and Lifestyle

Por obvias razones, las actividades de limpieza y administración en el hogar se incrementan. Si trabajan los dos, es necesario que hagan turnos y dividan funciones, de manera que cada uno se responsabilice de cada tarea. Uno da de comer al bebé, otro lo baña, uno recoge, otro barre, uno lava los biberones y el otro, la ropita. Será menos cansado y los fortalecerá como familia.

Asimismo, tendrán que valorar si necesitarán que alguien los ayude con los cuidados del bebé o si ustedes solos podrán asumirlo. Tomen en cuenta que, en México, para derechohabientes del IMSS, la incapacidad por maternidad es de 84 días naturales, que pueden repartirse entre el periodo prenatal y el posnatal.

Además, durante seis meses, la mamá puede solicitar su permiso de lactancia, que se traduce en dos pausas diarias de media hora o en salir una hora antes cada día. En cambio, los papás solo pueden disfrutar de cinco días laborales, sin reducción salarial, por supuesto. Pero esto no significa que la mamá deba cargar con todo: busquen el mejor equilibrio para ustedes.

5. Qué educación y valores le darán

Axel Ruiz Fotógrafo
Axel Ruiz Fotógrafo

Así como se pusieron de acuerdo para elegir los textos para las invitaciones de boda con las que convocarían a sus seres queridos a su enlace matrimonial, platicar con anticipación de la educación que quieren para su retoño es bueno y muy necesario.

Conversen sobre si le inculcarán alguna religión, qué valores regirán su familia y hasta el tipo de educación escolar que prefieren para su hijo. Todavía tendrán un tiempo extra hasta que llegue el momento de empezar a mirar escuelas y descubrir que hay un universo de métodos de enseñanza.

6. Qué tipo de padres quieren ser

Alfonso Rojas Photo Studio
Alfonso Rojas Photo Studio

Aunque este es un tema que se evidencia un poco más con la práctica, es bueno detectar qué tipo de padre sería cada uno. ¿Consentidor, estricto, flexible, negociador? Seguro que han escuchado hablar muchas veces de estilos de crianza. Pues bien, ahora es momento de decidir cómo se relacionarán con su hijo, cómo dirigirán su comportamiento y cómo reaccionarán ante sus emociones. ¡A documentarse!

7. Dónde quedan las relaciones sexuales

En Vida y Muerte
En Vida y Muerte

Ser papás es un trabajo de 24 horas al día y puede resultar agotador. Cada pareja es diferente, pero lo cierto es que la frecuencia de las relaciones sexuales tiende a sacrificarse a cambio de cumplir con las necesidades del bebé. Mientras hay algunas que retoman su vida sexual en el primer mes después del alumbramiento, hay otras que tardan hasta dos años.

Por otro lado, los cambios físicos de la mujer pueden repercutir en su autoestima y, por lo tanto, puede tener el impulso de evitar encuentros en los que algunas partes de su cuerpo se expongan. En el caso de los hombres, que, a veces, son los responsables de la parte económica, la presión de dotar a la familia de todo lo necesario puede tenerlo en un estrés constante y que esto afecte su apetito sexual.

El trabajo en equipo es importante y, si la responsabilidad del bebé recae en uno solo, será más difícil reincorporarse a su ritmo normal, pero no nada más en el aspecto sexual, también en el social, profesional y familiar. 

“La comunicación es la base de toda relación” no es una frase hecha a la aventura. ¡Es totalmente cierta! Platicar ayudará a que, lejos del miedo que puedan sentir, predomine más la emoción, mucha más que cuando elegían el vestido de novia, el salón de su enlace o el templo de su ceremonia católica. Si tuvieron una boda religiosa y querrán darle el sacramento del bautismo a su futuro hijo, también es bueno acordar si su madrina de ramo de novia natural y su pareja podrían ser los futuros padrinos. ¡Enhorabuena a los futuros papás!