Cristina Quintanar
Cristina Quintanar

Cuando hablamos del pastel de bodas, hay que poner atención al sabor, pero también a otros detalles como al diseño y a las posibilidades de que se adapte a su presupuesto, al estilo de su casamiento y en algunos casos, hasta es necesario considerar el clima para estar seguros de que la cubierta resistirá. 

Los más requeridos por las parejas son los que llevan capa de chantilly y los de fondant ¿cuál elegirán ustedes? Si tienen dudas y no saben cuál podría ser su mejor opción, los ayudamos a resolverlas.

El chantilly: favorito de los reyes

Luis Rivart Photography
Luis Rivart Photography

Pensar en una tarta nupcial de chantilly es pensar en una textura suave, de consistencia cremosa y sabor dulce, cualidades que muchos novios quieren para consentir a sus invitados el día de su boda. Y es que el pastel de chantilly es el más tradicional en los casamientos, su preferencia viene desde siglos atrás, cuando estaba entre el gusto de los reyes y príncipes que lo pedían combinado con frutas.

Su preparación data del siglo XVII, en Francia, y se popularizó en México en la segunda mitad del siglo XIX, en una intención de imitar la elegancia francesa, aunque después fue muy accesible prácticamente para cualquier pastelería por su costo y fácil preparación.

Suave combinación

Aura Concepto Visual
Aura Concepto Visual

El chantilly se obtiene de batir leche con azúcar y un poco de vainilla para perfumar. Durante el proceso se forman burbujas de aire que se rellenan con la grasa de la mezcla, volviéndola espesa y abundante. El batido se detiene antes de que la mezcla se convierta en mantequilla. Para las parejas que son veganas, se sustituye la leche por leche de coco; y también puede hacerse sin azúcar por si alguno de sus invitados está cuidando su salud de una manera especial.

Ideal para bodas clásicas

Daniel de la Garza Fotografía
Daniel de la Garza Fotografía

Entre la bondades, las tartas nupciales de chantilly son las preferidas de quienes tendrán una celebración nupcial romántica y muy clásica, ya que su diseño evoca a la suavidad de las nubes y su cremosidad se antoja a distancia. Por otra parte, tiene limitaciones para hacer creaciones más novedosas y firmes, y en algunos casos los pasteles pueden verse poco actualizados.

En cuanto al sabor, el chantilly tiene una buena aceptación por la mayoría de las personas, así que si están pensando en agregar algunos pastelillos con esta capa para la mesa de dulces es una buena opción. La combinación con las frutas hace que el pastel tenga un equilibrio entre lo dulce y lo fresco, y hay quienes optan por decorarlo con flores que crea un bello contraste.

Fondant: una técnica más joven

Exclusive Fotógrafos Estado México
Exclusive Fotógrafos Estado México

Se tiene registro que la repostería con fondant es más joven que el chantilly, ya que desde el siglo XVIII comenzó a utilizarse esa técnica en Australia y Reino Unido, y fue hasta un siglo después que llegó a México después de que se conociera en Estados Unidos.

Un delicioso glaseado

Gerry G
Gerry G

La preparación del fondant es muy similar al betún, pero con sus marcadas diferencias, ya que el fondant es un glaseado laminado elaborado con agua, azúcar y glucosa, que tiene una consistencia aparentemente firme, pero que se deshace de una manera muy fácil en la boca de quien lo come.  

Diseños creativos

Ulises Arriaga
Ulises Arriaga

Entre las bondades que tiene esta técnica es que se pueden crear diseños mucho más novedosos, atractivos y personalizados, por lo que si tendrán un enlace matrimonial moderno o sofisticado, y quieren una tarta que luzca espectacular, firme y bien definida lo mejor es optar por un pastel de fondant para boda.

Las posibilidades de crear figuras y colores son infinitas, sin embargo, como debilidad se destaca que su sabor no es del agrado de muchos, aunque también tiene la posibilidad de retirar la cubierta y disfrutar del pan. En cuanto a costo, este tipo de pasteles suele ser de precio más elevado, pero si su boda será en la playa definitivamente será más resistente que el chantilly.

Ahora que tienen un panorama más amplio de las bondades de uno y de otro ¿lograron identificar cuál queda mejor para su enlace nupcial? Recuerden que como parte de la decoración de la tarta pueden elegir las flores, e incluso no duden en pedir de fondant los muñecos para pastel de boda ¡lucirán muy originales!