Hay una gran variedad de opciones de recuerdos de boda comestibles, sin embargo, este año las galletas personalizadas serán un must para consentir a los invitados; un detalle único y versátil en prácticamente todos los sentidos. Tal vez ya han visto galletas con hermosos diseños en las bodas de amigos o familiares, pero tranquilos, el gran punto a favor de esta propuesta es que puede personalizarse completamente, así que para nada parecerá que copiaron la idea. Para ayudarlos a echar a andar su creatividad tenemos una serie de opciones que podrán adaptar a su gusto. ¿Comenzamos?

Diferentes formas y figuras

Keyplay Producciones
Keyplay Producciones

Empecemos por la forma de la galleta. Los tamaños y figuras de los moldes prediseñados son cientos, pero las posibilidades no terminan ahí: pueden diseñar su propio molde.

Por fortuna, ya hay muchos proveedores que se dedican a fabricar moldes personalizados con corte láser o en silicón; solo hay que pedirlos con suficiente antelación para que se realicen pruebas y aseguren un resultado óptimo. Otra ventaja es que siempre habrá diseños clásicos, tradicionales, divertidos y elegantes que seguro llamarán su atención como los corazones, las figuras geométricas, el vestido de novia y el traje del novio o incluso el anillo de compromiso.

Logo de boda

Luis Acevedo Director of Photography
Luis Acevedo Director of Photography

Esto significa personalizar la boda hasta el último detalle. ¿Pensaron ya en su propio logo de boda? No solo puede estar en la papelería nupcial, sino también en la cristalería, mantelería, letreros, pista de baile y, por supuesto, en las galletas. Consulten a su repostero de confianza para conocer todas las alternativas con las que puede plasmar este distintivo, quizá fondant, chocolate, caramelo o el más popular de todos: royal icing.

Iniciales de la pareja

Portrait.17
Portrait.17

Uno de los aspectos más importantes a la hora de elegir los obsequios que darán en la boda es su utilidad. Los invitados siempre agradecerán cualquier detalle, pero pocas veces lo usarán como la pareja hubieran imaginado porque tal vez son muy visibles las iniciales o hasta los nombres y la fecha de la celebración, por ello, la sutileza es vital. Sin embargo, en las galletas no hay que preocuparse de esto, pues la idea es que se las coman.

¿Qué forma más emblemática de dar un recuerdo de su boda que con sus propias iniciales? Imaginen estas letras decoradas con ornamentos metálicos o con delicadas guías florales, sobre una figura base o con perlas comestibles. ¡Bellísimo!

Romántica ilustración

Si el estilo de su boda lo permite, una ilustración de ustedes sobre sus galletas será lo más lindo que sus invitados hayan visto. Puede ser en caricatura o un diseño más orgánico.

El royal icing permite hacer arte sobre las galletas, así que –seguramente– a su repostero le encantará explotar sus habilidades con la manga pastelera. También pueden pedir una ilustración temática (que vaya con el evento); por ejemplo, sin son cinéfilos, una película fotográfica les encantará o si son viajeros de corazón, unas minimaletas quedarán divinas. 

Frases o pensamientos de amor

Otra linda manera de decorar las galletas de su boda es con mensajes románticos que pueden ser muy personales (con un significado especial para ustedes, pero que sea lindo de leer para cualquiera) o con palabras sueltas que vayan con la celebración. Si desean entregarlas al despedir a los invitados, una buena idea es poner un agradecimiento y sus iniciales al final. En todo caso procuren ser breves para que no tengan que hacer galletas gigantes. 

Colores de boda

Si prefieren algo más sencillo, pero igualmente lindo, opten por un diseño liso con los colores de su boda, ¡será el toque final perfecto! No tiene que ser una plasta de color sobre la galleta, pueden jugar con patrones geométricos sobre la base o incluso pedir que la masa sea de un color en específico y se decore sutilmente con algún tono neutro. Esta es una opción excelente para bodas minimalistas. 

¿Y la envoltura?

Mayanin Ruiz
Mayanin Ruiz

La presentación será el paso final para que sus galletas sean verdaderamente inolvidables. Hay muchísimas opciones, pero entre las más lindas y sofisticadas están las cajas o bolsas de papel kraft, así como las de acetato brillante o mate que permite presentarlas en formato individual. Todo dependerá de la cantidad que quieran dar por invitado; una o dos son lo ideal y pueden coronar la presentación con un listón, naturaleza seca, una etiqueta, sticker o sello personalizado.

Seguramente sus galletas personalizadas se verán tan lindas, que a sus seres queridos les dolerá comérselas. ¡Recuerden inmortalizarlas con muchas fotografías!