Luis Félix
Luis Félix

Después de varias semanas en cuarentena, la esperanza empieza a asomarse con la activación del sistema de semáforo por regiones para la reapertura de actividades. Quienes están a la espera de que por fin llegue la fecha de su boda, albergan el entusiasmo de que este día sea una realidad. Cuando esto suceda, la "nueva normalidad" obligará a mantener las medidas de protección, higiene y distanciamiento físico establecidas por las autoridades, siempre que las circunstancias así lo exijan. Da emoción saber que el ambiente en muchas partes del país se impregnará de amor y muestras de cariño con la celebración de las bodas que, después de posponerse o estar en riesgo de hacerlo, se materialicen. Con esta luz de esperanza Jessica y Karol esperan celebrar su boda en julio. ¡Conozcan su romántica historia!

Esta pareja de regiomontanos eligió hace más de un año el verano de 2020 para decir "sí, acepto". Desde ese momento tenían claro que sería una boda destino en la Riviera Maya, por lo que esperan con mucho entusiasmo las últimas noticias en la región y el semáforo amarillo en Quintana Roo que por fin les permita celebrar su amor en julio. 

Una cita del destino

Jessica y Karol se conocieron hace catorce años cuando ella entró a un equipo de atletismo de la universidad. “Karol me gustaba mucho, pero me daba pena hablarle. Después de un tiempo dejé de asistir a los entrenamientos por la carga de tareas en la facultad. Nunca supe su nombre”, confiesa Jessica. Sin embargo, el destino tenía preparado otro encuentro mucho más definitivo, ya que después de nueve años sin encontrarse, sucedió lo inesperado. “En una reunión del Día del Maestro hicieron una dinámica para conocer a nuestros compañeros docentes. Los alumnos escribieron cartas y teníamos que encontrar a sus dueños. Me topé a Karol de frente en lo que buscaba al destinatario, y para mi sorpresa él me reconoció”. Desde entonces comenzaron a salir y llevan cinco años juntos.

La pedida de mano fue sorpresa y muy emotiva. El mejor amigo de Karol se casó en Polonia, así que la pareja aprovechó para hacer un tour por Europa y exprimir al máximo el viaje. “Karol insistió en tener una sesión fotográfica en París. Se había empeñado en matarme la ilusión de darme el anillo”, explica Jessica, ya que él constantemente hablaba de planes a futuro que no incluían para nada el tema del matrimonio. Justo en la sesión “me sorprendió al hincarse y mostrarme lo que tanto había esperado”. Durante 2 años, Karol estuvo trabajando en el diseño y fabricación del anillo y solo esperaba el momento perfecto para entregárselo.

La unión hace la boda

Luis Félix
Luis Félix

¿Cuántas veces han escuchado que la unión hace la fuerza? Jessica y Karol comprobaron durante esta pandemia cuánta razón hay en este dicho. Y es que al inicio de la cuarentena duraron alrededor de tres semanas sin verse, pero cuando cada uno tuvo la opción de hacer home office decidieron mudarse juntos para aislarse, no arriesgar a sus familias y estar cerca para tomar las decisiones necesarias sobre la planeación de su boda. Unieron las fortalezas de ambos para hacer su sueño realidad: lo paciente y decidida de Jessica, y lo divertido e inteligente de Karol.

A pesar de que la contingencia sanitaria afectó la situación económica, desde el principio han contado con el amor de sus seres queridos. Para que la celebración que sueñan no sufriera tantos cambios, el apoyo de sus padres ha sido fundamental

Su boda se celebrará el el hotel Iberostar Paraíso Del Mar a pie de playa. Como parte de la ceremonia harán un ritual maya para conmemorar el día de una manera original. “Comenzaremos a las 2 de la tarde con la ceremonia católica en la capilla, después será la ceremonia civil en la playa y enseguida la celebración maya”, nos compartió Jessica.

Los proveedores de boda: sus aliados

Jessica y Karol han sabido adaptarse bien a los cambios, y una de sus principales fortalezas es que fueron prácticos al decidir qué era indispensable en su boda y qué no. Concluyeron que no podía faltar su fotógrafo favorito, Luis Félix, así como la empresa organizadora de bodas, Nuestra Boda en la Playa, “que se ha encargado de administrar las reservaciones; todo lo demás será por parte del hotel, y nuestros tíos, que son músicos, se harán cargo de amenizar durante la misa”, nos contó la pareja. 

Jessica también nos compartió que “al principio, la comunicación con los proveedores no era tan constante por la lejanía del evento, pero en los últimos dos meses han sido muy atentos y flexibles con la situación”. También nos platicó que su fotógrafo mostró calidad humana, así como empatía y flexibilidad con las fechas y locaciones para la sesión casual, además de recordarles durante la toma de fotos lo difícil que han sido estos meses y lo cerca que están de cumplir su sueño.

Momentos de incertidumbre

Luis Félix
Luis Félix

Sin duda, la pareja ha experimentado diferentes sentimientos durante la crisis provocada por el coronavirus. “Al principio miedo. La pandemia seguía creciendo y los eventos que se cancelaban estaban cada vez más cerca a la fecha de nuestra boda. Después sentimos un constante estrés, ya que muchos de nuestros invitados y familiares preguntaban si cancelaríamos”. 

A pesar de todo, Jessica y Karol intentaron mantenerse positivos. Los artículos sobre la pandemia publicados en Bodas.com.mx y la agenda de tareas, que fue una herramienta indispensable para saber todo los pasos para organizar su boda, les fueron de gran ayuda. Sin embargo, no niegan que hubo momentos de incertidumbre. Por ejemplo, cuando se tuvo que cancelar la despedida de soltera que con tanta ilusión estaban organizando sus mamás y la abuela de Jessica, así como la visita de inspección al hotel, en la que planeaban conocer las locaciones y decidir algunos detalles finales. Hoy se sienten impacientes y felices. 

Medidas de seguridad

Safety Kits
Safety Kits

Para no correr ningún riesgo, los proveedores les han informado las medidas de seguridad que tomarán para que la pareja pueda disfrutar su gran día. Jessica nos compartió que "a diferencia de un año normal, esta vez tendremos el hotel Iberostar Paraíso Del Mar de Cancún semivacío. Nos anticiparon que los empleados usarán cubrebocas y caretas en todo momento". Además de esto, prevén un proceso de desinfección constante y mantener los espacios comunes, como centro de computo, área infantil y gimnasio, cerrados, lo cual le "parece una medida muy responsable" a la pareja.

Conscientes de la situación actual, Jessica y Karol también tomarán algunas medidas sanitarias: “tendremos un número reducido de invitados y repartiremos cubrebocas”. Estos recuerdos para boda son creación de Safety Kits, que para personalizarlos y darles un toque chic hicieron un diseño lila para las mujeres y beige para los hombres.

Adaptación, la clave para superar los retos

Luis Félix
Luis Félix

Ellos desean compartir su boda con todas las personas que aman y quieren, sin embargo, tuvieron que reducir su lista inicial de 100 a 50 invitados. Además, hay algunos seres queridos que por su edad o condición de salud son personas vulnerables a la COVID-19, como sus abuelos, que no podrán estar presentes. Esto no los desalentó y lejos de quedarse paralizados sin saber qué hacer, le dieron la vuelta al problema y encontraron la solución: hacer una retransmisión en vivo de las ceremonias para que sus abuelos estén presentes y no se pierdan ningún detalle de este hermoso acontecimiento.

Jessica envía una mensaje a todas las parejas que están en una situación parecida o que tuvieron que modificar aspectos de su boda: “hay que adaptarnos a los retos que nos ha puesto esta pandemia. Siempre se pueden superar los obstáculos y no todas las bodas necesitan ser iguales. Valoren lo que realmente es importante y no duden descartar las cosas superficiales. Mientras se tengan el uno al otro ese día será especial”.

La vida no se detendrá, a pesar del coronavirus y Jessica recuerda una frase de Ian Malcom en Jurassic Park: “la vida se abre camino”. Y para finalizar, reflexiona “la situación, el miedo y el estrés por la pandemia nos dio días muy difíciles a nivel personal, por suerte estar juntos en esto nos brindó la fuerza para seguir adelante; el apoyo mutuo fue fundamental y es algo que seguirá siendo esencial durante nuestro matrimonio”. Y así, con esa actitud de fortaleza y con todo el amor que se percibe en ellos, estamos seguros que lo será, y que pasará lo mismo con todos los que están en una situación similar. ¡Brindamos por ustedes y anhelamos su felicidad!