Ir al contenido principal
Bodas

Las bodas de 'Sex and the City', ¿se acuerdan de todas?

¡La icónica serie 'Sex and the City' regresa a la pantalla! Es el pretexto ideal para recordar las bodas que se celebraron y todos los detalles que hasta la fecha permanecen en la memoria de los fans de esta divertida producción. ¿Están preparados?

HBO
HBO

HBO
HBO

¡Sex and the City está de regreso! El estreno de la secuela bajo el nombre And Just Like That mantiene la emoción de quienes acompañaron a Carrie Bradshaw en su historia de amor con Mr. Big. En esta versión, que traerá de nuevo alegría, risas, llanto y más, no faltará el deleite de moda que la serie ofreció desde la década de los noventa, así como las aventuras que vivió en Manhattan el cuarteto de amigas más famoso. Si quieren recordar desde ya las bodas más icónicas de la serie y películas, preparen palomitas antes de leer, para después disfrutar los 10 episodios de la primera entrega del revival. ¿Listos? ¡Qué emoción!

1. Charlotte York y Trey MacDougal

HBO
HBO

Dulce y romántica, Charlotte anhelaba casarse con el amor de su vida en una boda perfecta. Y por lo menos lo segundo sí se cumplió, a pesar de que la propuesta matrimonial no fue la que esperaba, ya que ella tuvo que tomar la iniciativa y hacer la pregunta. Sin embargo, para tener una historia más encantadora que contar a sus hijos, organizó una segunda pedida de mano frente a la joyería Tiffany & Co. en Nueva York, donde Trey compró el anillo de compromiso.

El día de su boda, Charlotte lució espectacular. Eligió un outfit de estilo tradicional, cuya falda amplia hizo que se viera como una verdadera princesa. El vestido, diseñado por Vera Wang, tenía escote palabra de honor y estaba decorado con flores de encaje. La novia se veía hermosa al entrar en la iglesia de Holy Trinity con esa cauda extremadamente larga y su elegante velo. 

2. Charlotte York y Harry Goldenblatt

HBO
HBO

El amor puede encontrarse en cualquier lugar. Y Charlotte encontró su segundo aire precisamente con Harry, el abogado que la divorció de Trey. Ella, que es una soñadora, no teme casarse de nuevo, pero esta vez la boda está muy lejos de ser tan perfecta como la primera. Todo inicia cuando Harry ve el vestido de novia ¡cuando Charlotte se lo está probando! En la ceremonia, el vino mancha su prenda nupcial, el novio no puede romper la copa del ritual y el padrino está tan ebrio que no se entiende lo que dice en el brindis. A pesar de eso, la pareja de recién casados disfruta al máximo cada momento de su celebración.

Para sus segundas nupcias, Charlotte elige una prenda menos opulenta que en su boda anterior. El diseño fue de Badgley Mischka, un vestido muy elegante que enamoró por sus aplicaciones de encaje y sus detalles en ilusión, como las mangas. El velo en esta ocasión fue corto, llegaba hasta los hombros, y aderezó perfecto su peinado suelto. Los pendientes de diamantes realzaron su rostro.

3. Miranda Hobbes y Steve Brady

HBO
HBO

La relación de Miranda y Steve tuvo altibajos antes de darse cuenta que eran el uno para el otro: el encuentro que surgió como una aventura en un bar dio frutos. Uno de los principales retos de esta pareja fue superar las diferencias económicas que habían entre ambos, así como la forma de pensar respecto a la familia. Cuando nace el hijo de Miranda, deciden criarlo juntos y todo toma una nueva dirección que los lleva a una boda íntima en un jardín público.

Sin duda, la personalidad independiente y libre de Miranda se vio reflejada en su boda, desde el lugar urbano en el que deciden dar el “sí, acepto” hasta el original outfit nupcial. La novia sorprendió con un vestido atípico: un conjunto de terciopelo color vino, que diseñó la directora de vestuario de la misma serie, Patricia Field. Para complementar usó un llamativo collar de varios niveles en tonos ámbar, un ramo de novia con flores rojas, así como un sencillo peinado y maquillaje natural. 

4. Carrie Bradshaw y Mr Big: primer intento fallido

HBO
HBO

Una de las escenas más memorables, y por la que muchas novias odiaron a Mr. Big en su momento, es cuando él decide no bajar del auto y deja plantada a Carrie en el altar. ¡Triste! No era falta de amor, todo indica que tuvo una crisis de pánico desde que la prometida decidió incrementar la lista de invitados y tener una boda más que perfecta. ¿Es justificable?  

El vestido que lució Carrie para esa ocasión y que parecía de cuento de hadas, se lo obsequió la diseñadora Vivienne Westwood luego de ver cómo lo lucía en una sesión fotográfica para una revista. El diseño estaba confeccionado en satén de color champaña, con un volumen encantador. El escote era en un clásico palabra de honor asimétrico y destacaba el llamativo tocado de plumas color turquesa, ¿lo recuerdas?    

5. Carrie Bradshaw & Mr Big: el "sí, acepto" definitivo

HBO
HBO

Al parecer, Carrie sí encontró razonable que Mr. Big tuviera miedo el día de su primera boda y decidieron darse una segunda oportunidad. Esta vez, todo fue más casual, con una actitud más relajada desde la propuesta matrimonial, que fue frente a un armario y con los icónicos zapatos azules en mano que suplieron al anillo de compromiso. La ceremonia solo fue por el civil y se llevó a cabo en el Ayuntamiento de Nueva York con una convocatoria muy íntima. 

Mucho menos extravagante, en su segunda boda con el mismo Mr. Big, Carrie portó un vestido de novia corto de estilo vintage de John Galliano, que por supuesto combinó con los Manolo Blahnik azules. Cabello suelto, maquillaje natural y un clutch de color amarillo fueron los toques personales que, aunque nadie esperaba, se convirtieron en parte del outfit de una de las escenas más románticas de la producción.

Si eres fan de Sex and the City, seguramente reviviste todos estos momentos que provocaron suspiros, enojos, llanto y hasta carcajadas. Si eres más joven y todavía no has tenido oportunidad de verla, disfruta esta serie que tiene las historias de amor y amistad más divertidas y emotivas. ¿Qué sorpresas tendrá And Just Like That? ¿Habrá más historias de amor? ¡Descubrámoslo en la secuela que se estrena en breve!