Producciones Uribe's

¡Atención, amantes de la música! Sus canciones y géneros favoritos los habrán acompañado en su noviazgo, en la entrega del anillo de compromiso y seguramente sonarán en la llegada al altar. Algunas letras les habrán inspirado los más sinceros pensamientos de amor; otras, les asegurarán buenas dosis de adrenalina cuando haya que quemar las calorías del pastel de boda en la pista de baile. Continúen poniéndole melodía a los momentos más especiales de su vida: también eligiendo un destino de luna de miel donde la música no falte. ¿Cómo quieren que suene el viaje más musical de todos?

1. Río de Janeiro y su ritmo excepcional, la samba

De origen africano, la samba es un ritmo sin igual que se ha nutrido de sonidos locales que la han convertido en la música nacional de Brasil. Bailarla es todo un reto por la velocidad en que hay que mover caderas, piernas y pies.

Si viajan a Río de Janeiro, encontrarán un sinfín de sitios en los que se disfruta de este género y podrán visitar el Museo de la Samba. Ahora que si desean ser testigos de uno de los espectáculos más esperados, planeen su luna de miel 40 días antes de Semana Santa para coincidir con el Carnaval de Río de Janeiro, festividad que inunda las calles de baile, disfraces y vivos colores.

2. Cali, la Capital Mundial de la Salsa

A pesar de que la salsa nació en Nueva York, con influencia de ritmos cubanos y puertorriqueños, la ciudad colombiana de Cali se ha alzado como la Capital Mundial de la Salsa. Esto se debe a la influencia de este ritmo en su cultura y cotidianidad, así como a los eventos, escuelas y lugares donde se baila.

Si Colombia es el destino de su luna de miel y pasarán por Cali, habrá que dejar bien guardado el vestido de novia corte sirena para dar la bienvenida a atuendos cómodos y vistosos que los hagan brillar en la pista. En la ciudad dispondrán de al menos 115 establecimientos donde disfrutar la salsa. Eso sí, será paso obligado visitar al menos uno del Barrio Obrero, donde nacieron algunos de los grupos más populares de la primera época de salsa colombiana: Grupo Niche, Orquesta Guayacán, Orquesta La Identidad y La Gran Banda Caleña.

3. Buenos Aires, tan seductor como el tango

Para exacerbar ese ardiente amor entre recién casados, nada mejor que bailar un apasionado, intenso y sensual tango en Buenos Aires, donde hay lugares tanto para apreciar este icónico baile como para practicarlo.

El tango es el símbolo más representativo de Buenos Aires y está declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Si no saben ni los pasos básicos, tomen alguna clase antes o durante su luna de miel en Argentina: será una actividad inolvidable “tanguear” en alguno de los locales que rodean la casa de Carlos Gardel, máximo exponente de este género.

4. Cuba, para bailar mambo

Como buenos seguidores del mambo, una luna de miel en Cuba será una de las más preciadas experiencias como esposos. En homenaje a Dámaso Pérez Prado, el Rey del Mambo, lleven listos sus mejores pasos y lleguen a alguna de sus discotecas con música en vivo.

Para una agradable noche de entretenimiento, visiten sus legendarios cabarets, donde cada día de la semana hay espectáculos dedicados a diferentes ritmos, por lo que con tiempo habrá que apartar en su agenda la noche de mambo.

5. Nueva Orleans, el corazón del jazz

Si su boda estará musicalizada con canciones de jazz más románticas, ¡tienen que ir de luna de miel a Nueva Orleans! Cualquier sitio en la vieja ciudad de Luisiana, Estados Unidos, es apropiado para maravillarse con los acordes del jazz en pareja. Ya sea en las calles del Barrio Francés, en un bar o restaurante de la zona de Marigny o en plena Plaza Jackson. El romanticismo puede aumentar a bordo de un crucero por el río Mississippi, otra forma de disfrutar de su música favorita.

6. Chicago, ciudad del blues

Después de no dejar ni las migas del pastel de fondant de boda, los amantes del blues merecen pasar una extraordinaria luna de miel en Chicago, Illinois. Si bien el blues fue tomando forma en los campos del sur de Estados Unidos, esta ciudad del noreste del país, que también es el punto de partida de la emblemática ruta 66, atesora un gran legado del blues urbano.

Existe una inmensa variedad de clubes en los que las melodías de este género los harán vibrar, pero su máximo escenario es el del Chicago Blues Festival, que se lleva a cabo todos los veranos.

7. Nueva York vibra entre la música y el espectáculo

Prácticamente todo lo que imaginen podrán conseguirlo de luna de miel en Nueva York. Arte, multiculturalidad, naturaleza, lujos, aventura, moda, gastronomía, historia, deportes, tradiciones... Pero también fantasía, música, color y diversión. Si es la primera vez que visitan esta ciudad de Estados Unidos, una de las más influyentes del mundo en todos los ámbitos, será una experiencia sensacional conocerla juntos, desde la emblemática Estatua de la Libertad, Central Park, el puente de Brooklyn, la Quinta Avenida y, por supuesto, ¡Broadway y sus espectáculos!

Como buenos seguidores de los musicales, deberán recorrer Broadway, la avenida con poco menos de 40 teatros con los mejores espectáculos del momento. Para no perderse los más importantes, compren los boletos con al menos dos meses de anticipación y despreocúpense, será una luna de miel maravillosa.

8. Seattle y el grunge

Si su gusto por el grunge influyó para que se enamoraran de este género, valdrá la pena rendirle homenaje pasando su luna de miel en Seattle, en el estado de Washington. Esta ciudad del noroeste de Estados Unidos fue la que lo vio nacer y propagarse a través de grupos como Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains, Green River, Mudhoney y The Melvins.

En esta bella Ciudad de la Lluvia abundan los lugares emblemáticos donde ensayaban y tocaban las bandas que catapultaron el género por todo el mundo. Aunque algunos espacios se han convertido en salas de exhibición, otros mantienen sus bares y escenarios para que siga sonando el rock en vivo. Les recomendamos el Neumos, Black Dog Forge, Crocodrile Café y la sala Northwest Passage del Mopop (Museo de la Cultura Pop).

9. Nashville, donde se respira el country

Entréguense a bailar y a escuchar country en Nashville, Tennessee, la ciudad estadounidense donde nació este género musical que sigue sonando en sus calles. Para empaparse más de la historia de su música, observen la exhibición del auditorio Ryman. Después, den un paseo por la avenida conocida como el "Lower Broadway” de Nashville, donde la música country los convencerá de entrar a algunos de sus locales para disfrutar a lo grande. ¿Se apuntan a tomar unas lecciones de line dance?

10. Sevilla: flamenco y mucho más

Esta ciudad española es considerada la Capital Mundial del Flamenco y una de sus principales exponentes es la Niña de los Peines, Pastora María Pavón Cruz, cuya voz fue declarada bien de interés cultural en 1996 por el gobierno regional. Además de conmoverse en sus peculiares tablaos con la mezcla de guitarra, cajón flamenco y cante jondo de los vocalistas de esta música folclórica, Sevilla también les ofrece una importante versatilidad musical.

Su agenda repleta de conciertos, festivales y ciclos de diferentes estilos, como jazz, pop, rock, música académica, de cámara y contemporánea, por mencionar algunos, la hizo merecedora del reconocimiento como primera Ciudad de la Música, otorgado por la UNESCO en 2006.

11. Inglaterra, cuna de grandes íconos de rock y pop

Todo seguidor del rock sueña con visitar Inglaterra, nación de grandes estrellas que han posicionado el género en un alto nivel y cuya música ha trascendido hasta nuestros días. Sobran razones para que elijan este país como destino de su luna de miel, pero en esta ocasión, las de mayor peso son tres. Liverpool, cuna de los legendarios The Beatles, cuya historia continúa en Londres, así como Manchester, donde nació el britpop.

Liverpool y Londres son famosas por el cuarteto, incluso hay rutas turísticas especiales para conocer sitios emblemáticos en la historia de la agrupación, como The Cavern Club y el estudio de Abbey Road. ¡Inclúyalos en el itinerario de su luna de miel en Londres! En tanto, Manchester vio nacer la música que reinventó el rock con grupos como Blur, Oasis y Suede, que surgieron en los 90, por lo que es imperdible recorrer los bares y tiendas musicales de Oldham Street. ¿Regresarán a casa con un vinilo nuevo para la colección?

12. Jamaica y el reggae

Jamaica constituye un paraíso caribeño que invita a la aventura de los fanáticos del reggae y de Bob Marley, a quien se le dedica un museo en Kingston, ciudad donde surgió este género musical. Además de disfrutar del sol, del mar, de las actividades acuáticas y de la slowlife, visiten alguno de los clubes donde sigue sonando esa música; será muy fácil encontrarlos.

13. Francia: acordeón y romanticismo

Además de los vinos, la moda más exclusiva y los exquisitos perfumes, Francia ofrece su música folclórica, en la que el acordeón y el piano son los grandes protagonistas. Y lo es desde la isla de Córcega hasta las calles de París, pasando por las montañas de Auvergne.

Al folclor de las montañas, se agrega el romanticismo que se mece en el aire, listo para hacer la delicia de el primer viaje de esposos en París, donde se puede viajar en el tiempo en sus museos, la emblemática Torre Eiffel y los Campos Elíseos. Un paseo por el bohemio barrio de Montmartre o por los puentes de la ciudad, escuchar a los músicos locales frente al Sacré-Cœur o cenar con acompañamiento musical en un bateau mouche por el Sena son placeres imperdibles.

14. Viena, el paraíso de la ópera

El amor y el romanticismo se respiran de otra manera a orillas del Danubio y los famosos palacios de Viena, Salzburgo y otras ciudades de Austria. Pero también se disfruta plenamente de la ópera en la capital austriaca. Músicos locales (y de otros lugares) de la talla de Mozart, Beethoven, Schubert, Haydn y Strauss hijo tuvieron estancias en la capital del país y algunas de sus residencias hoy son visitables. 

El Teatro de la Ópera es la sede más representativa del género. Además de su historia y belleza arquitectónica, ofrece alrededor de 300 presentaciones al año, así que si desean disfrutar de alguna, procuren conseguir sus entradas con anticipación. Si son hábiles cazando ofertas, también existe la posibilidad de conseguir boletos a muy bajo precio; eso sí, tendrán que formarse al menos hora y media antes de la función que les interese y ver el espectáculo de pie en un espacio muy limitado. 

15. Berlín equivale a música electrónica

Los seguidores de la música electrónica saben que no debe desestimarse la trascendencia de este género, pues no es solo diversión e incluso sirvió para reivindicar el restablecimiento de las libertades en la antigua Berlín Oriental. Con la caída del Muro de Berlín, muchos jóvenes comenzaron a celebrar fiestas en los viejos edificios abandonados de la era soviética y los llenaron de sonidos electrónicos. Habían inventado las raves y, desde entonces, Berlín es, junto a Detroit, capital de los sonidos más vanguardistas.

Únanse como lunamieleros a los muchos que llegan a la capital de Alemania para recorrer los clubes donde suena el mejor techno: desde el mítico Tresor a Berghain, señalada por muchos como la mejor discoteca del mundo.

16. Guadalajara, la joya del mariachi

Y el viaje musical termina en casa. Si lo que les gusta es la algarabía que trae el mariachi, el destino de su luna de miel debe ser Guadalajara, Jalisco, donde seguirán la gran fiesta que inició con su boda, pero muy a la tradición mexicana. En la Plaza de los Mariachis conseguirán todo lo que buscan, ya sea para cantar a todo pulmón o bailar pegaditos sus canciones de mariachi favoritas, interpretadas en vivo y al aire libre. También tendrán bares y restaurantes para elegir.

¿Les gustaron las opciones? ¿Sospechan que será más difícil elegir el destino que el vestido de novia? No se agobien, enfóquense en lo que más les guste a ambos, pues cada lugar promete experiencias memorables y diversas formas de celebrar que ya lanzaron el ramo de novia natural e inician otra bella etapa. Y sobre todo, ¡saquen ideas para su playlist de canciones para la boda!