La pareja decidió hacer las celebraciones correspondientes a sus culturas, la boda hindú de parte de él y la boda iraní de parte de ella. Las dos familias participaron con mucha emoción, pues sabían que para los novios era importante. Además, con la colaboración de Moments That Matter Photography pudieron congelar cada detalle de ese gran día con las bellas fotografías.

Primero se realizó la ceremonia hindú, donde se hace el Baraat, aquí el novio habla con los padres de la novia para fomentar la paz entre las familias. Él va vestido con un achkan (una camisa larga) de color beige y un turbante de color rojo.

Después, la novia entra acompañada de las mujeres de su familia. Ella lleva un sari de color azul con detalles de oro y un velo que le tapa la cara. Acabando la primera ceremonia, la novia hace un cambio de ropa. Regresa al lugar de la boda con un sari (vestido) color rojo con adornos dorados, ya que este color es típico para las novias hindúes.

No podemos dejar de lado la decoración que lleva la novia lleva muchas joyas de oro y algo muy particular de las bodas hindués es que a la mujer se le pinta las manos y pies con henna (mehndi), ya que se dice que realza la belleza.

Al encontrarse los novios, se entregan un collar de guirnaldas, que significa la aceptación del uno al otro. Para después darle paso a los demás rituales como la bebida hecha a base de leche, mantequilla india, yoguth, azúcar y miel, el arroz que él pone en ella y la ceremonia del fuego donde dan siete pasos. Asimismo, realizan la entrega de los anillos, con el ritual de la piedra que simboliza el deseo y la fortaleza para su nuevo matrimonio.

La segunda parte de esta increíble boda es la ceremonia iraní donde la novia sale con sus padres hacía el lugar donde será la ceremonia. Ahí se encuentra el novio esperando a su amada. Se hacen los respectivos rituales y una vez la novia haya dado el sí, los dos toman miel con sus dedos meñiques para después chupar el dedo del otro, así finalizan la ceremonia religiosa. Una curiosidad de los novios es que él tuvo 3 cambios de ropa y ella 5 para realizar las dos celebraciones.

Sin duda alguna, con esta bella pareja nos damos cuenta, que no importa la religión que practiques, si realmente amas a la otra persona puedes casarte por las dos partes.