Pedir la mano es una de las tradiciones de bodas más antiguas. Recibir el anillo de compromiso genera una emoción increíble y formalizarlo con las familias es un acontecimiento que conmueve y emociona a los novios y a sus familias; la pedida de mano es una oportunidad para reunir a los novios y a sus seres queridos y puede conmemorar el inicio oficial del camino hacia la nueva etapa de la pareja. Debido a su importancia, esta costumbre no ha dejado de existir, pero sus protocolos y su significado se han modificado. A partir de que ocurre, la organización de la boda empieza oficialmente y por tanto la elección de los recuerdos para boda y del sabor del pastel de boda son parte de los pendientes. 

Antaño

Cárdenas

Anteriormente, la emoción de la entrega del anillo de compromiso no quedaba formalizada hasta la pedida de mano que significaba pedir permiso al padre de la novia para desposarla, e incluso, en algunos casos, negociar tratos económicos o de intereses similares entre las familias de los novios. Sin embargo, gracias a muchos años de lucha y esfuerzos, la posición de la mujer en la sociedad ha cambiado. Ahora, al menos en la mayor parte del mundo, casarse es una decisión personal, y las mujeres tienen la libertad y la responsabilidad de elegir y opinar sobre aspectos tales como los recuerdos de mesa para boda, y por supuesto decidir con quién compartirán su vida.

En épocas pasadas

La pedida de mano se llevaba a cabo durante una comida o cena ligera y formal, muy seria. Los novios se sentaban uno al frente del otro, con los padres de la novia en la cabecera de la mesa y los del novio junto a él. Se usaba ropa formal, y el novio debía mandar con anticipación un regalo o un ramo de flores blancas. Los papás del novio hacían una petición formal a los papás de la novia, y después el novio declaraba sus intenciones. El papá de la novia aceptaba o rechazaba la propuesta y entonces se discutían los pormenores de la boda.

En la actualidad

La pedida de mano se ha convertido en la ocasión perfecta para anunciar el compromiso de los novios, mostrar el anillo de compromiso de oro blanco e incluso para empezar con los preparativos. Antes de programar esta fecha, es importante que los novios estén seguros de su compromiso y que conozcan la relación que cada uno tiene con su propia familia y con la del otro. De esta manera podrán planear la forma más adecuada de hacer su anuncio.

La pedida de mano puede ser muy íntima o toda una fiesta

Puede tratarse sólo de una charla a solas con los padres o con los padres y hermanos. Las actividades indispensables son un brindis por la pareja, algunas palabras de los novios y de sus seres queridos, y el tiempo necesario para hablar con calma sobre los planes de los futuros esposos, definir una fecha tentativa para la boda, y charlar sobre los preparativos y trámites que deben llevarse a cabo. Esta ocasión también puede servir para saber si los parientes y amigos de los novios contribuirán con algunos elementos de la boda y para elegir a las damas de honor y a los best men.

Una boda es diferente para cada familia

Hay parejas que han vivido juntas por un tiempo antes de casarse, algunas veces las familias de los novios conviven mucho, o en ocasiones es difícil juntarlos a todos porque viven en distintos lugares. Sin importar las circunstancias, los novios deben invitar a aquellas personas con quienes se sientan más cómodos compartiendo esta gran noticia.

Según el protocolo

Esta celebración se lleva a cabo en casa de la novia, contando con la presencia de los familiares más cercanos de los novios. No hay reglas estrictas sobre lo que se ofrece en la reunión: puede ser una comida informal en casa, una cena en un restaurante, un desayuno mandado a hacer, o un coctel. Para hacer la fecha aún más significativa, puede haber un intercambio de regalos, puede llevarse a cabo una sesión fotográfica, o filmarse un video para pasarlo en la boda. Aunque se sugiere una vestimenta semiformal, esto dependerá del tipo de reunión, así que ten listo algún vestido de fiesta corto para la ocasión. 

Parte de la costumbre es que el novio lleve un presente a su prometida y a su futura suegra. También puede aprovecharse la fecha para entregar un presente de agradecimiento o dar unas palabras en honor de los padres de los novios que podrían reutilizar como parte de los textos de las invitaciones de boda. Lo ideal es que la pedida de mano sea una celebración íntima y sencilla, en la que los pensamientos de amor no falten, y cualquier cosa que pueda hacerla aún más especial para los participantes debe tomarse en cuenta.