Berenice, originaria de Veracruz, y Juan Manuel, nacido en Michoacán, se criaron en Estados Unidos. Fue muchos años después cuando se conocieron y decidieron que querían pasar el resto de sus vidas juntos. Ensenada fue el lugar que eligieron para celebrar su espectacular boda, que Torres Fotografía capturó a detalle.

El destino hizo que coincidieran cuando ambos estaban realizando sus entrenamientos médicos en la ciudad de Nueva York. Muy pronto se dieron cuenta de que tenían muchas cosas en común y una admiración mutua que les inspiraba a conocerse cada día más y soñar con la posibilidad de compartir sus vidas para siempre.

Una propuesta de película

Con tan solo un año de novios se enfrentaron a una etapa en la que tuvieron que mantener su relación a distancia. Berenice se encontraba en San Diego en un nuevo empleo y Juan Manuel continuaba en Nueva York con planes de alcanzarla al terminar sus estudios. En este contexto surgió la idea de la propuesta.

En una visita de Berenice a Nueva York durante el otoño, Juan Manuel preparó todo para sorprenderla con una romántica propuesta. Escogió Central Park como escenario, ya que fue donde tuvieron su primera cita, además de ser el lugar preferido de ambos.

Contrató un fotógrafo para que los siguiera al estilo paparazzi y lograra documentar el momento. El Bow Bridge era el punto perfecto, tan solo al cruzarlo, se encontraron con un guitarrista que estaba tocando su canción favorita. Fue el pretexto perfecto para acercarse y descubrir una banca llena de flores, pétalos y fotos de varios momentos especiales de su relación.

Berenice no podía creer lo que estaba ocurriendo. Frente a un grupo de desconocidos y algunas amistades que aplaudían emocionadas, Juan Manuel le propuso matrimonio. La respuesta de Berenice es obvia.

Estilismos clásicos y elegantes

En un hermoso vestido de novia con una voluminosa falda de holanes y escote corazón, Berenice caminó al altar. El top drapeado con un escote asimétrico del que sobresalía una vistosa flor de tela con algunas plumas le daba un toque muy romántico a su estilismo.

Un peinado medio recogido del que aparecía un largo velo con un discreto collar de perlas y un ramo de novia de flores blancas bastaron para que luciera perfecta en su gran día. La cauda de la falda, pero, sobre todo, su gran sonrisa no pasaron inadvertidas.

Varonil y elegante era como lucía Juan Manuel ese día. Un smoking negro con chaleco y corbata rosa lo hacían verse muy sofisticado. La emoción y alegría de su mirada revelaban cómo estaba viviendo ese lindo momento.

Mar y montaña, la combinación perfecta

Todo el evento se llevó a cabo en la Hacienda Bajamar Hotel & Campo de Golf en Ensenada, Baja California. Ubicada en la cima de una colina, era el escenario perfecto para realizar la ceremonia frente al mar y después pasar a la explanada de la hacienda en donde se llevó a cabo la recepción.

Uno de los momentos más emotivos fue sin duda el intercambio de los votos. Las palabras seleccionadas por los ahora esposos emocionaron a todos los testigos de su enlace en una ceremonia que culminó con el ritual de la arena.

La boda destacó por los impresionantes paisajes y por el buen ambiente en el que la fiesta se vivió intensamente en todo momento. Para Berenice y Juan Manuel era muy importante que sus invitados gozaran la celebración y con la organización de Claudia Jaime Eventos lograron el cometido.  

De la decoración destacaron la iluminación con velas y un juego de luces de diferentes tonalidades, así como los sobrios pero elegantes arreglos de flores que lucían espectaculares incluso en el pastel de boda.

Trash the dress estilo running

Berenice y Juan Manuel disfrutan intensamente la vida. Para ellos es importante tener un propósito y participar en proyectos que brinden bienestar a otras personas.

Estas personalidades apasionadas y libres quedaron plasmadas en su sesión de fotos posboda. La playa y los tenis para representar el running, su deporte favorito, fueron los elementos más sobresalientes de la sesión en la que la complicidad, diversión y amor brillaban por sí solos.

Los grandes eventos tienen grandes finales y la luna de miel de Berenice y Juan Manuel cumple esta regla. Australia y Fiji fueron los paradisiacos destinos en los que esta pareja disfrutó sus primeros días como recién casados y en los que cargaron pilas para iniciar esta nueva etapa juntos. ¡Muchas felicidades!