Stefany, una mujer inteligente y de carácter fuerte, pero, sobre todo, bondadosa con sus seres queridos, es la mujer perfecta para Arnoldo. Él, un hombre paciente y perseverante, además de sensible y miedoso que consigue que todo se le resbale, conquistó su corazón. Conozcan todos los detalles sobre cómo esta pareja se dio el “sí, quiero” en la Riviera Nayarit. Y revivan a nuestro lado cada momento gracias a las capturas de Aldo Tovar, su fotógrafo profesional, quien también inmortalizó el increíble trash the dress en un escenario sin igual.

Arnoldo y Stefany se conocieron casualmente hace seis años en Playa del Carmen. El destino cruzó sus caminos mientras disfrutaban de unos días de vacaciones. Solo hizo falta que hablaran un poco y que descubrieran que ambos eran de Monterrey, Nuevo León, para despertar las ganas de seguir conociéndose y, al cabo de unos meses, empezar una relación.

La pedida, con una cascada de testigo        

Cuando llevaban cuatro años de noviazgo, Arnoldo le preparó una linda y romántica sorpresa a Stefany. Una cena en un balcón con unas impresionantes vistas a la cascada Cola de Caballo, con una decoración en la que las flores y las velas crearon el ambiente perfecto para entregarle el anillo de compromiso. La respuesta es más que obvia…

Una sirena llegó al altar

El sueño de Stefany siempre fue parecer una sirena el día de su boda ¡y lo hizo realidad! Por supuesto, el corte del vestido que enfatizó su silueta no podía ser otro que el de sirena con un top de encaje y hermosas aplicaciones de pedrería. La falda de holanes asimétricos terminaba en una cola que le daba una movilidad única y que la hacían parecer verdaderamente una de esas criaturas de la mitología marina.

Peinado y maquillaje jugaron un importante papel para lograr su estilismo. Un maquillaje cargado en ojos con tonos azules, verdes y amarillos, piedras de fantasía que simulaban perlas que resaltaban en sus sienes y unos labios naturales de color rosado le dieron un equilibrio perfecto a su rostro.

Hermosas joyas con sutiles destellos, unas sencillas sandalias de cordones, así como un colorido ramo de novia del que destacaban los tonos morados, rosas y azules fueron los complementos perfectos. Para su peinado, la elección fue cabello suelto con un delicado tocado de conchas de mar de diferentes formas y colores que coronaba su estilismo de sirena.

Ceremonia y recepción en una playa paradisiaca

La ceremonia y la recepción se llevaron a cabo en el Hotel Punta Monterrey en Bahía de Banderas, Nayarit. Un altar que sobresalía por las flores y las telas que lo decoraban, así como las filas de sillas de madera, los letreros con frases de amor y los coloridos arreglos florales revelaban el lugar en el que se llevaría a cabo el ritual religioso. La novia se dirigió hasta su prometido por un camino de yute escoltada por algunos cangrejos que no querían perderse el gran momento, había una gran cantidad que se aferraba a los vestidos de las invitadas y terminó siendo una de las anécdotas más graciosas del evento.

Las damas de honor portaban unos vestidos blancos con estampados florales y bouquets de nubes blancas, el mismo tipo de flor del que estaba hecho el lazo de los novios. Después de la emotiva ceremonia que terminó con un hermoso atardecer, los esperaba una gran celebración.

Arnoldo y Stefany deseaban una boda bohemia y rústica. Para lograrlo, contrataron los servicios de Papillon Making Drems, proveedor que, además de organizarlo todo, se encargó del menú de la boda.  

De la decoración sobresalían unos originales y coloridos centros de mesa con bases de piña y coloridas flores a juego con el ramo de la novia, así como series de focos y algunas telas colgantes que definían el espacio de la celebración.

Personajes de película invaden la pista

Desde la pista de baile iluminada hasta el grupo musical que amenizó la fiesta, cada detalle fue crucial en el buen ambiente de la celebración. Y en cuanto la pista quedó inaugurada con el primer baile de los novios, los invitados no la abandonaron ni un solo momento... Hasta que unos personajes la invadieron: Batman y El Guasón se presentaron en la boda para dar un espectáculo que encantó a los presentes y los dejó listos para la segunda ronda de baile.

Después de la celebración en este paraíso del Pacífico, Stefany y Arnoldo decidieron guardar la luna de miel para más adelante. No obstante, queda claro que los destinos de playa son sus favoritos, ya que se conocieron en la Rivera Maya y se casaron en la Riviera Nayarit. ¿Qué destinos tendrán en mente para su próxima aventura? Cualquiera que sea, ahora lo visitarán como marido y mujer ¡Felicidades!