Dreamhouse Estudio
Dreamhouse Estudio

La situación excepcional a causa de la pandemia ha añadido nuevas tareas para las parejas que organizan sus bodas: además de consentir a sus invitados, ahora deben priorizar su salud acatando todas las medidas necesarias. Por ello, el diseño de las mesas debe combinarse con la distancia indicada entre cada invitado y los asientos deben acomodarse tomando en cuenta que hay menos comensales. Si se preguntan cómo reducir su lista de invitados por las restricciones a causa de la COVID-19, no se angustien: ¡esta información les puede ayudar!

Establezcan grupos de invitados

No deben preocuparse porque sus invitados principales no cambiarían en caso de que no hubiera una pandemia. Es más importante que nunca que establezcan prioridades y que sepan distinguir entre los invitados que no podrían faltar en su lista por nada del mundo y aquellos de quienes van a tener que prescindir.

Pueden empezar por dividir su lista en dos grupos: las personas que forman parte de su vida cotidiana y los invitados con los que tienen un vínculo más distante. Hagan el ejercicio de representar estos grupos visualmente, dibujando círculos y escriban los nombres de cada posible asistente señalando si son allegados o distantes. Es muy probable que exista un tercer círculo en medio, y es perfectamente normal. Se tratará de personas a las que pueden invitar si deciden ampliar su lista, o a quienes pueden omitir si tienen que recortarla.

Shama Berajá
Shama Berajá

Invitados de asistencia obligatoria

Como en cualquier otra circunstancia, no deben permitir que ninguna presión externa los obligue a invitar a alguien que los haga sentir incómodos. Sin embargo, lo más recomendable es que su lista esté principalmente formada por los familiares y amigos más cercanos. Especialmente, no dejen fuera a personas que puedan sentirse heridas más adelante por no haber podido compartir la celebración con ustedes.

Manejar este tema puede ser complicado, nadie dice que no. Sin embargo, para elegir a los amigos que los van a acompañar, más vale que solo consideren a aquellos que están para ustedes incondicionalmente y que los han acompañado en todo el proceso o, por lo menos, en gran parte. Incluso si no han sido seguidores de la relación, pero sí son sus compañeros fieles, pueden estar en el círculo de allegados. Pero, si no cumplen con ninguno de estos puntos, pueden participar en su celebración desde lejos: no los incluyan en su lista principal.

Tampoco incluyan relaciones complicadas de sus invitados: novios y novias oficiales de sus hermanos, primos y tíos pueden estar contemplados, pero es válido hacer excepciones para quedarse solo con la familia nuclear.

Mauricio Chávez Fotógrafo
Mauricio Chávez Fotógrafo

De momento, no invitados viajeros

Descarten desde el comienzo a los amigos y parientes que tendrían que trasladarse grandes distancias para llegar a su boda: los viajes internacionales son muy difíciles de realizar en estos tiempos, con cambios imprevisibles y tarifas altas. Además, los aeropuertos tienen regulaciones muy variables y visitarlos puede representar un riesgo alto para sus invitados, por lo que es mejor no exponerlos.

Los viajes dentro de la República pueden llevarse a cabo por diferentes medios de transporte, pero es importante evitar estos movimientos lo más posible. Si implica hospedaje y traslados entre las locaciones, el viaje de sus invitados puede volverse aún más riesgoso.

Consideren a la personas riesgo

Es muy importante que valoren a los invitados que corren más riesgo ante la emergencia sanitaria: las mujeres embarazadas, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas necesitan tomar más medidas para cuidarse y deben exponerse lo menos posible. Es probable que en su familia cercana haya algunas personas con estas características. Pueden preguntarles directamente si preferirían celebrar con ustedes a la distancia, o pueden hacer su celebración aún más pequeña para incluirlos minimizando los riesgos.

Dreamhouse Estudio
Dreamhouse Estudio

Digan no a los invitados por compromiso

Para muchas parejas ha sido una decepción no poder festejar a lo grande en fiestas con un gran número de invitados. Sin embargo, el pretexto de una celebración más íntima les puede ayudar a omitir a las personas a las que solo invitarían por compromiso, por presiones externas o por no tener otra opción. Es el mismo caso de los invitados que ustedes saben que solo les aceptarían la invitación para quedar bien: probablemente, al final, ni siquiera llegarían.

Los niños hasta la otra

En otras circunstancias, el debate de si los niños deben asistir a las bodas o no ha llegado a ser muy polémico y la decisión siempre había terminado siendo personal. En este caso, es recomendable que los niños no estén en la lista, para evitar al máximo el riesgo de contagios. Si creen que esta medida puede incomodar a algunos invitados, consideren omitirlos e invitarlos a seguir su boda a través de una transmisión en vivo; incluso pueden explicarles con delicadeza por qué no fueron requeridos.

Paulina Camarena Fotografía
Paulina Camarena Fotografía

Organizar otra celebración después

Siempre pueden organizar más adelante una celebración con todos los invitados que tuvieron que omitir. Es importante que no se desesperen ni se sientan tristes: en un futuro, una fiesta más grande será aún más significativa, pues tendrán los recuerdos de su boda y el cariño de quienes los esperaron para festejar sin ningún peligro. Conserven la ilusión de ese gran evento: ¡llegará muy pronto si cuidan a todos sus conocidos!

Organicen su boda priorizando su salud y la de sus invitados. Si cumplen todas las medidas no solo celebrarán una boda segura, sino que disfrutarán al máximo con la plena confianza de que han sido responsables. Su lista final quedará conformada solo por las personas más importantes y significativas en su vida, esas que siempre están a su lado en los grandes momentos.