Fredy G. Noyola Memories
Fredy G. Noyola Memories

Este es un tema del que se habla relativamente poco, ya que los pasteleros o reposteros tienen la experiencia suficiente para hacer el cálculo correcto sobre qué tan grande debe ser el pastel. Sin embargo, vale la pena abordarlo porque no solo el pastelero está involucrado, sino también los meseros y quien vaya a cortar las porciones en el gran día. El peso, la forma de servir, la forma de cada piso del pastel, el número de invitados y hasta las personas que podrían llegar sin invitación ¡todo cuenta! Saquen la calculadora y tomen nota.

¿Nos basamos en el peso o tamaño del pastel?

Abraham Santoyo Photography
Abraham Santoyo Photography

De pronto podría creerse que importa más el peso del pastel, pero la realidad es que esto influye poco o nada porque puede variar muchísimo entre tipos de pan, rellenos y cobertura. Un pastel poroso con relleno de crema y cobertura de ganache nunca pesará lo mismo que un cheesecake o un pastel de pan húmedo con relleno de frutas y cobertura de fondant, aunque fueran del mismo tamaño.

Por lo tanto, lo más recomendable para tomar en cuenta es el tamaño de cada piso de su pastel y la forma que tendrán. Hay algunas tablas generales que pueden consultar para hacer los cálculos más exactos; la mayoría coincide en lo siguiente:

Tengan presente que ustedes pueden hacer su propia tabla con el tamaño por porción que prefieran (en este punto también deberán considerar la altura y densidad de cada piso del pastel). Hay quienes quieren rebanadas de hasta 5x5 centímetros y, aunque necesitarían pasteles más grandes, los invitados quedarían más que satisfechos. Si no quieren quedarse con la duda pueden sentarse con el pastelero y hablar sobre el peso del pastel. En promedio, una rebanada pesa de 12 a 15 gramos, entonces, un pastel de 120 a 150 porciones pesaría 12 o 15 kilogramos.

¿Y si a la hora de servir nos falta pastel?

Rebecca Aldama
Rebecca Aldama

Es muy poco común que esto pase y en gran parte es gracias a los meseros que se encargan de partir y repartir el pastel. Aun así, hay maneras de evitar esta tragedia. La más popular es que calculen tener al menos una rebanada extra por cada 8 o 10 invitados. Este “colchón” será útil en caso de que alguna porción caiga al piso, si algún invitado va con acompañante no confirmado con antelación o incluso si un invitado se atreve a dobletear (porque uno nunca sabe) y siempre es mejor que sobre a que falte. La otra manera es que especifiquen al capitán de meseros o a quien vaya a partir el pastel, de qué tamaño y forma debe ser cada porción.

¿Y si nos sobra?

Martell & Cárdenas
Martell & Cárdenas

Siempre existirá la posibilidad de que sobre poco o mucho pastel. Algunas parejas optan por regalar una porción como detalle de despedida a ciertos invitados, sobre todo a los más allegados. Sin embargo, también pueden llevárselo ustedes para disfrutarlo con calma al siguiente día. También es muy común que el servicio de la recepción lo deseche en caso de que no haya recibido alguna indicación específica, así que decidan con tiempo dónde prefieren que termine su pastel.

¿Qué alternativas tenemos?

Rebecca Aldama
Rebecca Aldama

Consideren que también pueden invertir en alternativas como cupcakes, donas o mini pasteles. En este caso deberán tener uno para cada invitado, pero como un plus, con variaciones en sabor, color y forma. El extra pueden calcularlo igual que con el pastel, uno más por cada 8 o 10 invitados.

Además, está la opción de abrir una mesa de postres en la que, sugerimos, alguien controle el acceso a ella para que puedan entregar hasta cuatro para cada invitado, desde luego preparándose con una cantidad adicional por si hiciera falta.

¿Aún no saben dónde encontrar profesionales en pasteles de boda? En nuestro directorio pueden realizar la búsqueda de su proveedor, solo deberán filtrar por estado, servicio y tipo de producto. Todo a un solo clic.

Lo importante es que junto a su pastelero afinen cada detalle, no solo en cuanto a la estética y el sabor, pero recuerden que en cuanto a peso y tamaño todo serán aproximaciones porque no hay números exactos. Aquí hablamos sobre los pasteles más tradicionales, redondos y cuadrados, pero siempre habrá manera de calcular el tamaño para los hexagonales e incluso asimétricos, si así es el pastel de sus sueños.