Néstor Rodríguez Fotografía

Los destinos de luna de miel van desde urbes internacionales hasta pequeños poblados en el país que permiten expresarse sus pensamientos de amor y disfrutar en pareja, en un ambiente de calma inigualable. Colima pertenece a los segundos. Después del trajín de buscar los centros de mesa para boda, tomar unos días para apaciguar las emociones y pensar en el futuro no está nada mal. Este bello estado al que bañan las aguas del Océano Pacífico es ideal para hacerlo. Si aún queda pendiente elegir los recuerdos de mesa para boda, déjenlo solo por un momento y centren su atención en estos consejos para su primer viaje como esposos.

Colima es uno de los estados más pequeños de México, por lo que, si su luna de miel no será muy larga, podrán disfrutar de una gran parte de su territorio y darse cuenta de las maravillas que esconden algunos de sus municipios. Definitivamente, el lugar más atractivo por sus playas y su rico clima es Manzanillo, que será la primera parada obligatoria y quizá hasta el escenario elegido para el trash the dress con tu vestido de novia corte princesa después de la boda.

1. Manzanillo

Es uno de los puertos más importantes del Pacífico mexicano, si no es que el más, ya que en los últimos 15 años su crecimiento comercial ha sido considerable. Es a Manzanillo donde llegan muchos de los productos que se comercian con destino u origen en Centro y Sudamérica, Estados Unidos y Canadá. A pesar de su actividad comercial, sigue siendo un pueblo pintoresco con muchos atractivos turísticos.  

Playas

Hotel Tesoro Manzanillo Resorts

Dos de las playas más visitadas en Manzanillo son Olas Altas y La Audiencia; ambas ubicadas en la Bahía de Santiago, pero muy diferentes entre sí. Olas Altas es elegida por quienes disfrutan de practicar el apasionante deporte del surf, ya que, como su nombre indica, sus olas alcanzan una altura considerable. Por otro lado, la tranquilidad reina en La Audiencia, una playa con aguas tan pacíficas cuyo paisaje inspirará románticos pensamientos de amor para su esposo que los acompañarán toda la luna de miel. 

Quienes vayan buscando empaparse del ambiente portuario disfrutarán un paseo por el malecón de Manzanillo y las playas de la bahía principal. 

Pesca deportiva

Manzanillo es conocido como la Capital Mundial del Pez Vela, así que tienen que considerar una actividad relacionada con este nombramiento. Una excursión para practicar la pesca deportiva hará que sus vacaciones tengan un toque aventurero con la experiencia de atrapar especies como el pescado dorado, el marlín negro y el atún de cola amarilla.

Consulten a los expertos de la agencia de viajes en la que contraten su luna de miel cuáles son las empresas locales con las que podrán realizar esta actividad de manera sustentable y con el menor impacto posible al ecosistema acuático.

Centro Histórico

El Jardín Álvaro Obregón es considerado el principal punto turístico del Centro Histórico de Manzanillo. Además de comer una nieve sentados en sus bancas, con vistas al quiosco, podrán tomarse una foto con la enorme escultura metálica del Pez Vela, que tiene una medida de 25 metros de alto y 30 metros de base. Recorran también la avenida México, que los conquistará con más de alguna artesanía.

2. Colima

La arquitectura de los recintos de la llamada Ciudad de las Palmeras será lo primero que los cautivará. Disfruten de su ambiente bohemio y su rica gastronomía.

Arquitectura

La capital del estado no ha desistido en dejar una imborrable huella arquitectónica, a pesar de las fallas tectónicas y los movimientos constantes ocasionados por su cercanía al volcán Colima. Se han caído y han resurgido edificios que valen la pena visitar, como el Portal Medellín, el Palacio de Gobierno, el Teatro Hidalgo, el Palacio Federal, el Mercado Enrique O. de la Madrid, la Catedral y el templo de La Salud, entre otros. Piérdanse en sus calles y descubran las historias que guarda cada uno de sus rincones. 

Gastronomía

Colima también destaca por su oferta culinaria. Busquen la oportunidad de probar algunos de sus platillos, que surgieron de la fusión de la comida local y la española, como los sopitos, el pozole de cerdo o el tatemado. Los chacales, parecidos a los camarones, pero de río, son ¡exquisitos! Bañados a la jamaica o a la diabla, harán que se chupen los dedos, literalmente. En cuanto a bebidas, déjense refrescar con una tuba con cacahuate y fruta.

Volcán Colima

Aunque existe la disputa de si esta parte del territorio volcánico pertenece a Jalisco o a Colima, lo cierto es que la cercanía a esta última ciudad hace que sea una visita infaltable. Admirar sus paisajes y escalar el Nevado es una experiencia invaluable. Ojo, si es temporada invernal, deben llevar ropa adecuada para ingresar, ya que, como su nombre lo indica, la nieve los hará temblar de frío.

3. Comala

Juan Rulfo describe en Pedro Páramo una Comala muy diferente a la real. Aquel pueblo que en la novela aparece apagado, con aire de misterio y muerte, no tiene nada que ver con el Comala de viva fisonomía, clima agradable y olor a café que ustedes visitarán. Sin embargo, vale la pena leer esta obra (si aún no lo han hecho) y en su visita encontrarán la relación que llevó al escritor jalisciense a centrar su texto en este lugar. Recorrer sus calles y platicar con su gente será enriquecedor.  

Zona Mágica

No pueden irse de Comala sin visitar su Zona Mágica, en donde ocurre un extraño fenómeno atribuido a la ilusión óptica. Si un automóvil es puesto en neutro y se quita el pie del freno, este es atraído por una fuerza que lo hace subir la misteriosa pendiente a una buena velocidad, desafiando por completo las leyes de la gravedad. Además, podrán darse uno que otro gustito gastronómico en los restaurantes que rodean este parador.

Colima los dejará sorprendidos por su belleza, pero, sobre todo, por su ambiente cálido y pacífico, como su océano. Será un destino de luna de miel ideal si quieren despejarse y compartir sus sentimientos desde que fue la entrega del anillo de compromiso hasta el día de su boda. Pero también preparen un vestido de fiesta porque seguramente en Manzanillo les darán ganas de poner a bailar el cuerpo. ¡Feliz viaje!