Gerardo Reyes
Gerardo Reyes

Cosmopolita, sofisticada, vibrante… La Ciudad de México es el destino ideal para una luna de miel romántica y emocionante. Ya sea que busquen las terrazas más modernas para lucir vestidos de fiesta y trajes de diseñador o que quieran relajarse en los paisajes más bonitos después de la exhaustiva búsqueda de las invitaciones de boda, la capital mexicana tiene algo único para cada pareja. Conozcan la ciudad como si vivieran en ella visitando algunos de los secretos mejor guardados por los defeños (aunque ya no se llamen así). Seguro les hará falta un cuaderno para anotar todos los pensamientos de amor que se les ocurrirán paseando por estas calles llenas de vida.

Largas caminatas

No hay mejor forma de conocer la Ciudad de México que caminando por sus calles. Si tienen ganas de pasear desde la mañana hasta un romántico atardecer, recorran Coyoacán, Miguel Ángel de Quevedo y terminen en San Ángel. Desde la Conchita hasta Chimalistac, encontrarán bonitos parques, cafeterías, librerías y centros comerciales.

Si lo que quieren es sentir el ritmo de la ciudad, nada mejor que empezar en el Ángel de la Independencia, bajar por el paseo de la Reforma hasta la Alameda Central y terminar en la calle de Regina. Pasarán por el Zócalo, el Centro Histórico, Bellas Artes, la Catedral Metropolitana y pueden terminar con un rico pulque artesanal. Y si lo suyo es la historia, no se pierdan el Museo Nacional de Antropología. Si quieren disfrutarlo de verdad, no lo acabarán en un solo día.

Yes I Do Films
Yes I Do Films

México cosmopolita

En la CDMX se pueden admirar bellezas arqueológicas como el Templo Mayor, Tlatelolco y Cuicuilco, así como muestras arquitectónicas de todas las épocas. Pero también podrán ver maravillas que los harán sentirse al otro lado del planeta. El Kiosco Morisco, el Pabellón Coreano, la Casa Tibet, el Parque La Pagoda y la Fuente de Cibeles son solo algunos de los monumentos con esencia internacional distribuidos por toda la ciudad. También podrán encontrar karaokes y bares temáticos, cuartos de escape inspirados en mundos mágicos y cine de todo el mundo en la Cineteca Nacional.

Arte y romance

El matrimonio de Diego Rivera y Frida Kahlo ha inspirado más de una frase para invitaciones de boda. Si están cautivados por estos artistas (y por el estilismo de los vestidos bordados y los tocados de Kahlo), empiecen su tour artístico por la ciudad visitando los lugares en los que se reúnen las mayores muestras artísticas de esta pareja y los vestigios de su romance.

En el Museo Casa Azul de Coyoacán se adentrarán en parte de su universo creativo y podrán conocer las paredes entre las cuales hacían su vida. También el Estudio de Diego y Frida en San Ángel y el Museo Diego Rivera Anahuacalli son un buen comienzo. Además, tanto en el Bosque de Chapultepec como en el Palacio Nacional podrán ver más del arte de Diego Rivera. Si quieren seguir admirando el trabajo de otro de los grandes muralistas patrios, David Alfaro Siqueiros, no deben perderse una visita al Polyforum Cultural Siqueiros.

El Museo de Arte Contempóraneo (Muac), el Museo Nacional de Arte (Munal) y el Castillo de Chapultepec son otras paradas imprescindibles para conocer la historia y la cultura de la Ciudad de México y para impregnarse con el amor de las leyendas y los hitos históricos que los artistas han retratado apasionadamente. 

Foto F2
Foto F2

¡A respirar! Espacios naturales en la ciudad

Si lo que buscan es que la naturaleza llene sus pulmones, Chapultepec tiene muchísimo que ofrecer. Despeja tu rostro con un peinado recogido y que empiece el recorrido sensorial. Su jardín botánico es un vivo compendio de especies naturales donde seguro encontrarán alguna flor que les recuerde a sus arreglos de mesa para boda.

También merece la pena darse un paseo por el Jardín Botánico de Ciudad Universitaria, una área que preserva especies endémicas de la región. Al final del recorrido pueden adoptar una planta y empezar con mucha vitalidad su nueva etapa de recién casados. ¿Les late?

Otra excelente idea es visitar Xochimilco, uno de los lugares con más folclor de la ciudad. Den un paseo en trajinera y disfruten de los colores y naturaleza que tiene este recorrido mientras escuchan música de mariachi y prueban alguno que otro antojito. ¡No se arrepentirán! 

Escuchen, vean y toquen

En las ciudades mexicanas, todos los sentidos deben estar atentos para percibir por completo su riqueza. Regresando a Chapultepec, ¿conocen el Audiorama? Esta otra área del bosque combina la apreciación de la naturaleza con la música. Si son de sonidos, prolonguen su experiencia visitando la Fonoteca Nacional, en Coyoacán. Además de su enorme acervo, el edificio mismo está construido para que el sonido envuelva a los visitantes.

No muy lejos de la fonoteca, se encuentra el Museo de la Acuarela, el punto perfecto para empezar a estimular la vista. Déjense sorprender por la belleza de la Biblioteca Vasconcelos y paseen por su jardín surrealista. Admiren de cerca la naturaleza en el Zoológico de Chapultepec y asómbrense con los colores y las formas del Estudio de Luis Barragán o con los espacios del Museo Rufino Tamayo. Si quieren terminar esta onírica experiencia con algo poco común, visiten el sorprendente Museo de Ripley, repleto de curiosidades, y el Museo de Cera.

La ciudad cuenta con una gran variedad de museos interactivos que ofrecen actividades exclusivas para adultos. En el Papalote Museo del Niño, por ejemplo, podrán escuchar jazz en vivo o aprender sobre las estrellas. Para los más intrépidos, el Museo del Tatuaje es una parada obligada, mientras que los más tranquilos disfrutarán de una clase de yoga en el Templo Budista o de un masaje en un lujoso spa.

Turno para el paladar

Sobra decir que en la Ciudad de México encontrarán todos los platillos que puedan imaginar, locales e internacionales. En Polanco y en la colonia Roma encontrarán restaurantes para todos los gustos, heladerías tradicionales y ¡hasta quesadillas con queso!

Para el postre, nada mejor que una visita al Museo del Chocolate, donde aprenderán sobre la historia y las variedades de este exquisito sabor que, sin duda, fue el favorito en su mesa de dulces para boda. Si quieren cerrar esta experiencia gastronómica con mucho ritmo, visiten el Museo del Tequila y el Mezcal y aprovechen para escuchar una serenata en Garibaldi. ¿O prefieren contratar a unos mariachis en las trajineras de Xochimilco?

Para admirar la ciudad

No pueden irse de la Ciudad de México sin una vista panorámica al anochecer. Aunque la Ciudad puede admirarse en recorridos en autobús y en tours nocturnos a pie o en bici, sus edificios más memorables ofrecen perspectivas únicas. La Torre Latinoamericana, el mirador del Monumento a la Revolución y los restaurantes con terrazas del Centro Histórico son paradas perfectas para sentir la magia de la ciudad y su ritmo incansable. ¡No pierdan la oportunidad de subir a la cima!

Es imposible hacer un recuento exacto de todas las maravillas naturales, arquitectónicas y culturales que México ofrece a sus visitantes y a sus habitantes. La Ciudad de México ofrece sus secretos a los más románticos y aventureros. Además, puede ser la escala perfecta hacia muchos Pueblos Mágicos cercanos, por si quieren lucir tanto un vestido de fiesta para jardín y una moderna playera como un vestido de noche y una chamarra sofisticada. ¡Dejen que la CDMX se transforme ante sus ojos en cada paso!