Héctor y Kassandra se conocieron en el hospital en el que ambos trabajaban. Kassandra se sentía un poco esquiva, al principio, pero Héctor perseveró en sus intentos de formar un vínculo con ella. Después de 15 días de conocerse, Héctor invitó a Kassandra a un concierto y así comenzó su historia.

Kassandra reconoce que su esposo y ella tienen caracteres muy diferentes: ella es extrovertida e inquieta y él es serio y reservado. Además, sus equipos de futbol son rivales declarados. Sin embargo, a ambos les apasionan las mismas cosas: la tecnología, la comida, la música, el futbol americano, y ver capítulos de la mejor caricatura para adultos: South Park. Las grandes parejas basan su unión en las cosas más importantes de su vida, en las metas que comparten. En el caso de Héctor y Kassandra, la familia es esencial. Ambos son unidos con sus respectivos parientes, y formar juntos un hogar fue una de las razones por las que decidieron unir sus vidas.

Las fotos de la boda de Héctor y Kassandra fueron tomadas por Juan Moreno Estudio, quien capturó los mejores momentos de la boda, junto con la energía y la alegría que se vivió en el evento. “Nuestra boda fue algo mágico”, nos cuenta Kassandra. “En pocas palabras fue la boda de mis sueños.” La pareja vivió con intensidad cada momento, atesorando todos los detalles. Cada instante fue especial para ellos, y el camino de la entrada de la iglesia al altar fue de ésos instantes inolvidables que hacen latir el corazón cuando se les recuerda.

Kassandra lució un precioso vestido con corte sirena que tenía bellos bordados dorados en el torso. Su ramo tenía flores blancas, rosas y moradas. Este último color fue característico en la fiesta, mientras que el blanco adornó cada rincón de la iglesia. La novia usó un peinado recogido adornado con un tocado, y caía sobre su espalda un largo velo blanco. Cerraba el outfit una gargantilla muy elegante. La cola del modelo tenía mucho vuelo, y arrastraba en el piso, como una ola en la arena.

Héctor y Kassandra son una pareja muy romántica. El camino hacia el altar en su ceremonia religiosa estaba lleno de flores. Durante la ceremonia, intercambiaron miradas y palabras llenas de cariño. Al final de esta misa íntima, los recién casaros fueron ovacionados. El momento más emocionante de la fiesta fue cuando Héctor y su suegro se unieron al grupo y cantaron a todo pulmón. Héctor demostró con creces sus dotes musicales y tocó el acordeón. La boda tuvo una iluminación especial, con tonos fríos lilas. Los novios bailaron al ritmo de un tradicional mariachi. Estuvieron rodeados por el calor y el entusiasmo de su familia, que no paró de bailar.

Kassandra aconseja a las brides de Bodas.com.mx preparar sus bodas con tiempo. No sólo realizó la suya como toda una pro, sino que comprendió la sensibilidad que se necesita para esta tarea: “Lo principal es divertirse como locos, hacer ese día memorable, disfrutar hasta el más mínimo detalle y contemplar que a partir de ese día comienza una nueva etapa en tu vida.” El final feliz de esta unión nupcial fue la luna de miel en Cancún, donde los novios se divirtieron y se relajaron juntos, con la paz del mar y la ilusión en el horizonte.