Para los recién casados que acaban de lanzar el ramo de novia y embelesar a todos con su romántico vals, la emblemática Ruta 66 que atraviesa Estados Unidos será una inolvidable luna de miel ¡y una aventura perfecta! Así que, si están valorando este destino múltiple para su viaje de novios, prepárense para dejar todo listo, guardar el vestido de novia y el traje del novio y llevar el anillo de compromiso a la carretera.

¿Cómo podrán hacer este viaje de casi 4 mil kilómetros lo mejor posible? Además de tramitar con tiempo suficiente su visa de turista para viajar a Estados Unidos, tendrán que prestar a muchos otros detalles. Por ejemplo, el tiempo que tendrán que dedicarle a este viaje, cómo recorrer la ruta y posibles gastos extra que puedan aparecer. A continuación les damos los consejos necesarios para que su recorrido por la Madre Carretera sea la experiencia más romántica.

1. ¿Qué es la Ruta 66?

La Ruta 66 es un emblemático recorrido que atraviesa ocho estados, desde Illinois hasta California. En su origen, su trazado era el de la histórica carretera 66, conocida también como La Carretera Principal de América y una de las protagonistas de novelas como Las uvas de la ira, del Premio Nobel de Literatura John Steinbeck.

Aunque ya no es oficialmente la ruta oficial para viajar, en el plano turístico atrae cada año a millones de viajeros de todo el mundo. Es la columna vertebral de todo un recorrido de museos y sitios históricos y naturales como el Gran Cañón, así como de moteles, gasolineras y restaurantes con el espíritu de los años 50. Recorrer la Ruta 66 es sumergirse en la idiosincrasia de Estados Unidos y de sus pueblos ¡y el viaje favorito para las parejas amantes de la aventura más pintoresca!

2. ¿Cuánto tiempo toma?

Se trata de un viaje de 3 mil 935 kilómetros, así que tendrán que tomarse varios días. Muchos tratan de dedicarle 15 días; aunque completarla en menos tiempo es difícil, también tienen la opción de concentrarse en una parte de la ruta. Aunque en la Ruta 66 hay al menos 14 paradas casi obligadas, todo dependerá de las cosas que quieran hacer y las atracciones y planes que les gustaría hacer en pareja. Y, por supuesto, del presupuesto que puedan destinarle.

3. ¿En qué temporada es mejor viajar?

Varios de los estados que atraviesa la Ruta 66 son muy fríos a partir de octubre y puede haber nevadas. En mayo y junio tendrán un clima más agradable, pero hay más probabilidad de lluvia. Por lo que si quieren disfrutar en plenitud y tomar unas espectaculares fotografías, los meses entre julio y septiembre son los más recomendados.

4. ¿Cómo nos movemos?

Las opciones de transporte son variadas. Muchas parejas optan por el auto de alquiler, que es lo que les dará más flexibilidad y movilidad. Asegúrense de conocer las normas estadounidenses al volante, como mínimos y máximos de velocidad, y de cumplir los requisitos para poder manejar. Para empezar, cambien el chip de kilómetros a millas (una milla son 1.6 kilómetros, aproximadamente).

Existen agencias con paquetes de renta desde Chicago hasta Santa Mónica; es decir, de principio a fin de la ruta. Obviamente, la gasolina va por cuenta de la pareja, pero muchas compañías rentan sus autos con la condición de que el kilometraje no se exceda de una cantidad fija. Así que siempre se recomienda que la empresa de renta de vehículos les permita un kilometraje ilimitado.

Es importante que consulten presupuestos de antemano y elijan el que mejor se ajuste tanto en precio como en condiciones. Sobre todo, cuenten con seguro de riesgos y elijan un auto cómodo. Como punto extra: ¡los más osados eligen la motocicleta!

Ahora bien, también existen agencias que transportan a los turistas durante toda la ruta y que ofrecen el servicio integral con paradas para conocer el lugar y alojamiento.

5. ¿Dónde nos alojamos?

Los moteles de carretera tienen buenas instalaciones y limpieza. No se preocupen si creen que todos serán como los de las películas de terror o suspenso, pues la mayoría tienen el servicio pertinente. Además, son más económicos que los alojamientos en las ciudades, sobre todo en el interior del país.

Sin embargo, tratándose de una luna de miel, tal vez prefieren no dejan todo al azar y asegurarse el alojamiento de los primeros y los últimos días. O de alguna noche especial prevista para ponerse un vestido de coctel, una corbata nueva y cenar en algún restaurante con vistas.

Un agente de viajes que esté experimentado en lunas de miel y en viajes a Estados Unidos será lo más indicado para sugerirles alojamientos y hasta conseguir tarifas ventajosas que solo se comercializan entre profesionales.

6. ¿En caso de emergencia?

Por medio de internet o de su agente de seguros de confianza, es importante buscar un seguro de viaje que cubra accidentes o enfermedades, pues en Estados Unidos son costosos los gastos médicos y nunca se sabe cuándo puede pasar algo.

Elijan un seguro conveniente al plazo de tiempo, al tipo de viaje que planean y hasta los riesgos a los que se expondrán, pues no es lo mismo recorrer la carretera de hotel en hotel que practicar rafting en el Gran Cañón.  

7. ¿Cómo pagamos?

En la medida de lo posible, traten de cargar con efectivo, pues las comisiones de los pagos con tarjeta en el extranjero podrían ser elevadas. En este sentido, suele ser más práctico ir haciendo retiradas de cajeros automáticos. Asimismo, consideren los pagos para guías, propinas y compra de souvenirs.

Siempre hay que tener precaución para que los gastos extra no se disparen, pero también deben considerar algunas actividades que se pueden encontrar en el camino. Por ejemplo, los partidos de beisbol en Saint Louis, Missouri, donde los Cardinals son el equipo oficial; o subir a la torre Willis en Chicago o salirse un poco de la Ruta 66 para darse una escapada a los extravagantes casinos de Las Vegas

8. ¿Cómo ubicarnos?

Hay aplicaciones con GPS para ubicarse. Además de Google Maps, apps como Route 66 Mobile Guide y Roadtrippers les ayudarán a descifrar los caminos y conocer las atracciones más interesantes de la zona. ¡Hasta podrán descubrir las gasolineras más baratas!

Sin embargo, necesitarán un GPS que funcione por satélite y no por conexión de datos, pues no en todos los tramos tendrán señal de internet.

9. ¿La Ruta 66 puede ser romántica?

Que no falten los destinos románticos y divertidos, ¡pues es su luna de miel! Pueden hospedarse en el motel Wigwam en Holbrook, Arizona, cuyos habitáculos están construidos con la forma de las cabañas tipis de los indígenas nativos americanos. Tendrán una noche mágica.

Tomen fotografías en pareja en el Gran Cañón, con esas bellas panorámicas que dan sus cielos azules y sus tierras rojizas. Capten un beso durante la carretera, en el final de la ruta en Santa Mónica, California o hagan un brindis en pareja en uno de los variados restaurantes inspirados en los años 50 que parecen salidos de películas de la época. O renueven sus votos matrimoniales en Las Vegas: algo rápido, pero simbólico, pues el típico casamiento en los casinos no tiene validez legal.

Una luna de miel por la Ruta 66 será un viaje para demostrar que la entrega del anillo de compromiso ¡fue solo el inicio de una aventura! Este trayecto se convertirá en el cierre perfecto de la fase cero de su matrimonio. Pasen de la formalidad de los peinados de novia a un look desenfadado y casual; de los trajes elegantes a los shorts… Y que la carretera del amor nunca se acabe.