José Luis Photographer
José Luis Photographer

Comienza desde hoy con pequeñas acciones para que la piel de tu cuello y escote luzca radiante en ese vestido de novia, sobre todo, si llevarás un cuello en V o en forma de corazón. Recuerda que solo se necesitan veintiún días para crear un hábito, así que ¡manos a la obra!

1. Límpiala bien todos los días

Aunque se suele atender más la limpieza del rostro, el cuello y el escote son igual de importantes y merecen toda la atención, sobre todo, porque la piel es más sensible y su firmeza se debilita fácilmente. Si acostumbras bañarte por las mañanas, no olvides usar una loción limpiadora por la noche. Recuerda que la piel del cuello y el escote es más sensible, así que deberás buscar los productos apropiados para estas zonas y que realmente la favorezcan, desde jabones suaves y humectantes hasta cremas, lociones y desmaquillantes.

2. Evita las duchas con agua muy caliente

Si eres amante de las duchas con agua muy caliente debes saber que esto podría estar debilitando la piel del cuello y el escote, a causa de su sensibilidad. La recomendación es usar agua templada y, de ser posible, terminar el baño con agua fría, ya que tiene un efecto tensor.

3. Exfolia y huméctala adecuadamente

Retirar las células muertas de la piel asegura el nacimiento de otras que ayudarán a mantener la piel radiante y a retrasar la aparición de arrugas, por lo que este hábito es importantísimo. Busca productos suaves para evitar irritar cuello y escote, como la miel con almendras y limón, y exfolia una vez a la semana por la noche para evitar manchas. También es importante usar una crema o loción humectante para conservar una piel saludable en estas zonas, sea del tipo que sea, pues ayudará a regenerarla y mantenerla jovial. 

4. Toma agua

Sí, toma agua. Puede sonar trillado, pero la hidratación es vital en la salud de la piel porque si las células están bien hidratadas, se retarda la aparición de arrugas. Aunque andes de aquí para allá buscando el ramo de novia que deseas, no olvides llevar una botella de agua y beber al menos 2 litros al día.

5. Cuida la piel con mascarillas

Es amplia la lista de productos bondadosos con la piel, como el aloe vera, excelente reparador natural por su efecto cicatrizante, así como el plátano, cuyas vitaminas reducen infecciones cutáneas como el acné y dan una suavidad inigualable. No desaproveches la oportunidad de tomar un respiro entre los preparativos de la boda y regalarte 20 minutos para aplicar una mascarilla apropiada para esta zona,  tu piel lo agradecerá.

6. Protégela del sol y la luz artificial

El sol no es el único que emite rayos dañinos, aparatos como las computadoras, tablets y celulares también lo hacen. Aunque estar expuesta a ellos durante horas continuas podría representar un minuto en contacto con el sol, más vale prevenir manchas y resequedad usando protector solar diariamente. 

7. Actúa para reafirmarla

El secar cuello y escote delicadamente sin restregar la toalla; aplicar crema humectante de abajo hacia arriba y después dar golpecitos con los dedos, mantener una buena postura y usar productos reafirmantes son algunas de  las cosas que mejorarán la elasticidad de la piel de esa zona antes del gran día. ¡Ponlos en práctica!

8. Duerme bien

No se debe olvidar que el sueño es reparador. Si duermes bien, aseguras el correcto funcionamiento de todo tu organismo, eso incluye la regeneración celular en la piel. Organiza tus días de tal forma que no te coma el estrés y puedas dormir al menos siete horas.

Como verás, estos cuidados no son nada del otro mundo, por lo que será muy fácil que los integres a tu día a día. La mayor satisfacción será lucir un cuello y pecho radiantes con el escote que elijas para tu vestido de novia. ¿Lista para ponerlos en práctica?