En algunas terapias de desapego y liberación la recomendación constante es que se mantengan despejados cada uno de los espacios de la casa, incluyendo el clóset. Crean o no en estos rituales, siempre viene bien limpiar este rincón y deshacerse de lo que ya no usan. ¿Qué hacer con ese vestido de fiesta corto que usaste en todas las reuniones de diferente grupo de amigos? ¿Le darás una oportunidad a tus vestidos de noche esperando a que regrese esa tendencia? La respuesta es ¡fuera lo que ya no te pones! Quizá haya alguna prenda a la que le guardes especial cariño y merezca una actualización, pero lo demás debe salir. 

Les compartimos cinco pasos con los que será muy fácil poner orden en su clóset. Recuerden que lo importante es quedarse con las prendas que usan y les hacen falta. ¿Están preparados? ¡Manos a la obra!

Primer paso: ser objetivos y valientes

Lo primero que hay que hacer cuando se decidan a arreglar el clóset es mantener la objetividad para ver sin apegos aquellas prendas que por alguna razón no están en uso y muy probablemente ya no lo estarán. ¡Tengan valentía para deshacerse de ellas!

Es difícil decidir qué hacer con aquel suéter al que le han dedicado por años pensamientos de amor porque se los dio su abuelita o su mejor amiga. Sin embargo, si está roto, manchado o ya no les queda, lo ideal es que no ocupe espacio en su clóset.

Segundo paso: ¡sacar todo!

Lo mejor es que vacíen todos los cajones del armario, desde las blusas, suéteres y ropa interior hasta lo que tienen colgado, sin olvidar los zapatos y accesorios. Aprovechen que está vacío para revisar que las paredes no estén acumulando humedad que pueda dañar los vestidos de coctel y el resto de su ropa. Pasen un trapo para quitar el exceso de polvo en las esquinas y así estará listo para recibir de nuevo lo que quede de la selección.

Tercer paso: dividir en cuatro partes

Hagan cuatro pilas de ropa. En la primera pongan las prendas que están en perfecto estado, es decir, ropa que es de su talla actual, que no está rota, manchada ni decolorada. Para una mejor organización, esta pila divídanla en tres: lo que van a guardar que no es de esta temporada, lo que van a colgar porque es la ropa que utilizarán los próximos meses y lo que necesita alguna reparación.

La segunda de las pilas será de ropa para donar que está en perfecto estado pero que ya no les queda o sienten que está pasada de moda, tal vez puede tener una segunda oportunidad con alguien más. Suéteres, faldas o incluso tenis y botas pueden ser de utilidad para otras personas.

En el tercer acumulado coloquen las prendas que ya no quieren, pueden intentar venderlas y recuperar un poco de lo que gastaron en ellas. Se da mucho en los vestidos de fiesta largos que usaron en algunos festejos y no los quieren repetir o no son de su talla actual. Al venderlos ustedes obtienen un dinero extra y quienes los compran es a un costo menor que en tienda.

Y por último, en la cuarta pila hay que poner la ropa que definitivamente no sirve para regalar, vender y mucho menos para usar. Algunas de estas prendas tal vez sirvan para fabricar trapos o las pueden usar para reparaciones.     

Cuarto paso: revisar zapatos

No es raro que muchas personas guarden pares de zapatos que alguna vez compraron para acompañar un vestido elegante de noche y les ocasionaron ampollas por lo alto, lo ajustado o simplemente porque la forma no era la adecuada para sus pies. ¡Fuera!

Si los hacen sentir incómodos o lastima sus pies, no deben de ocupar un espacio en el clóset. Pueden aplicar la misma división que con la ropa, solo cuiden que no les falten pares básicos para cada ocasión.

Quinto paso: los accesorios

Una parte importante para complementar el estilo de cada persona son los accesorios, por lo que también entran en la revisión. Asegúrense de que tienen aquellos con los que aún se identifican y que están en buen estado.

Es buena idea deshacerse de aretes que ya no tengan par, a menos que consideren que pueden usarlos así, collares o pulseras oxidadas, cinturones sin hebilla, relojes dañados, entre otros. Aprovechen para limpiar las joyas y que luzcan renovadas.

Respiren profundo, preparen una botana con los postres que usaron para la mesa de dulces para boda, su playlist más animado y ¡manos a la obra! Pasarán una tarde muy amena viendo lo del otro. Si tienes alguna amiga a la que le encanta uno de tus vestidos de fiesta, alégrale el día al darle la noticia que será suyo.