La decoración de la iglesia no suele considerarse un tema prioritario durante la organización de la boda. Normalmente, las florerías se encargan de los adornos que darán color al templo y los novios intervienen poco en la elección de la decoración. Además, es habitual que las iglesias establezcan unas normas sobre la decoración floral en las bodas.

Sin embargo, cada vez más parejas deciden decorar el lugar de la ceremonia religiosa para crear un ambiente especial. Les damos algunos consejos útiles para ello:

  • Si celebran su boda en una iglesia chiquita, una decoración sencilla quedará mucho más elegante. Arreglos florales no muy grandes, flores pequeñas… Sobre todo, es muy importante que el lugar no quede demasiado recargado. También pueden incluir una alfombra en tonos claros sobre la que pueden esparcir pétalos de flores. Creará una sensación de mayor amplitud y dará un toque muy romántico a su ceremonia. Otra posibilidad es decorar los bancos. Para que no se vea sobrecargado, coloquen un detalle sencillo (un listón, un ramillete chico…) en uno de cada dos bancos. Si todo esto no les parece suficiente, pueden decorar algo más la iglesia. ¿Qué les parecería poner un arco con flores o unos arbolitos en la entrada? A la hora de escoger los colores de las flores, tengan en cuenta la luminosidad del lugar. Los colores claros (blanco, amarillo…) son los más adecuados para las iglesias más oscuras.

 

 

  • Si su boda se celebra en una iglesia grande, las posibilidades para decorar el espacio aumentan: grandes centros de flores, plantas y composiciones florales combinadas con otros elementos decorativos. Las iglesias amplias permiten utilizar flores más llamativas y más grandes. De cualquier modo, no olviden que en la sencillez está el gusto, por lo que hay que poner atención para que la iglesia no quede sobrecargada. Por eso, es mejor adornar los bancos de manera alternada, aunque en este caso se pueden utilizar objetos decorativos más llamativos. También pueden colocar guirnaldas de flores naturales o de tul, que darán un toque romántico a la iglesia.

 

 

Entre más decorados estén los bancos, más despejado deberá estar el pasillo. En lugar de poner una alfombra, una buena idea es colocar dos hileras de pétalos formando el camino por el que deberá entrar la novia. La elección de los colores de la decoración vendrá determinada por las entradas de luz natural en la iglesia, pero, en este caso, al ser un espacio más amplio, se permiten los tonos más fuertes como los morados o rosas.

La decoración de la iglesia dependerá, en gran medida, del tema que quieran darle a su boda. Si quieren celebrar una boda rural en una pequeña iglesia en el campo, pueden decorarla con flores silvestres.

 

 

No podemos olvidar que hay personas alérgicas al polen y no pueden estar en contacto con las flores. Cuando se da esta situación, lo más recomendable es utilizar flores secas o de tela y dar más importancia a otros elementos decorativos como los listones, las cintas y las velas. Además, hay algunas flores que no son tan dañinas para los alérgicos como los tulipanes, las orquídeas o las hortensias.