A lo largo de las últimas décadas, se ha valorado la pedida de mano tradicional como un acto machista. La revolución sexual y la emancipación de la mujer provocaron un cambio de mentalidad en la sociedad. Hombres y mujeres empezaron a tener los mismos derechos y al día de hoy, las novias no tienen que pedirle permiso a nadie para casarse con el hombre de sus sueños.

A pesar de esto, es importante reconocer que las bodas se nutren de tradiciones, aunque no necesariamente se esté de acuerdo con el significado originario de estas costumbres. Muchas novias quieren vestirse de blanco el día de su boda y esto no quiere decir que lleguen “vírgenes” al matrimonio. De la misma manera, el hecho de que a muchas mujeres les ilusione que sus novios pidan su mano a sus padres, no implica una mentalidad machista.

la-pedida 



La petición de mano es el momento en el que la pareja anuncia sus intenciones de contraer matrimonio. Después de que la pareja haya llegado a este acuerdo, es importante platicar la buena noticia con las dos familias y que compartan con ustedes el acontecimiento.

La pedida de mano se acostumbra realizar en la casa de los padres de la novia, que serán los principales anfitriones de la boda. Normalmente, los novios organizan una comida para dar la noticia.

Es fundamental que haya un ambiente agradable y que todo el mundo se sienta cómodo. Los novios pueden compartir sus planes a futuro, sin miedo a entrar en temas económicos. Además, es una oportunidad excelente para que las dos familias se conozcan mejor y comiencen una buena relación. Los padres pueden hablar sobre sus expectativas con respecto a la vida de sus hijos y los novios pueden exponer cuáles son sus deseos como pareja.

pedida-de-mano

¿Cómo se realiza la pedida?

Tradicionalmente, el día de la pedida de mano los padres del novio acuden a la casa de la familia de la novia. Por lo general, las dos parejas comparten un tiempo a solas antes de que lleguen sus hijos.

Ese día, el novio debe tener un bonito gesto con los padres de su novia. Para ello, puede regalar un gran ramo de flores a su suegra y un puro o una botella de vino a su suegro. También puede sorprender esa mañana a la novia con un enorme ramo de rosas blancas. Estos hermosos detalles cautivarán a todos los miembros de su familia.

El momento ideal para la pedida es después de la comida o cena. El novio deberá pedir la atención de la familia para anunciar el compromiso. Deberá levantarse y pedir la mano de la novia a sus padres. Una vez que los padres acepten, se rompe la tensión, se aplaude y todos se felicitan.

Y listo! Claro que, en esta época se puede organizar la pedida de mano como ustedes quieran, más o menos formal pero con ideas creativas y originales que harán de ese momento algo muy especial para recordar siempre.