Tanto las damas de honor como los pajes cumplen funciones muy importantes durante la boda. Las damas de honor se encargan de la organización de muchos aspectos relativos a la boda y apoyan emocionalmente a la novia, y los pajes tradicionalmente le dan un significado de vitalidad, juventud y futuro, augurando felicidad para los novios. Por eso les preparamos este informe sobre el rol y la importancia que tienen ambos durante la boda.

  • Los pajes son usualmente niños pequeños, entre los 3 y 9 años, que son muy cercanos a los novios. Pueden ser hermanos, primos, etc. Su función es acompañar a la novia durante su entrada a la iglesia.
  • Protocolarmente, los pajes pueden entrar adelante de la novia llevando las argollas, o detrás de ella llevando la cola del vestido o el velo de la novia. También pueden acompañar algunos más arrojando pétalos de rosas en su camino. De cualquier manera que acompañen, los pajes llenarán la ceremonia de alegría y ternura.
 
 
  • Las damas de honor cumplen con un rol más amplio. Ellas colaboran con la novia desde el proceso de organización. Es común que alguna de las damas acompañe a la novia a elegir el vestido, las flores, la decoración, etc. Todo en lo que la novia la pueda necesitar.
  • También es normal que mientras se acerca la fecha de la boda, los nervios de la novia aumenten. Por eso también la dama de honor debe acompañarla y tranquilizarla, recordarle los motivos por los que tomó esta decisión y darle todo el apoyo para que la novia no se estrese.

Una tarea obligada de las damas de honor es la organización de la despedida de soltera. Por lo que debe saber quienes son las mujeres cercanas a la novia para poder invitarlas, además de conocer los gustos de la novia y así ofrecerle una fiesta inolvidable en esa importante fecha. 

 

Foto 1: Aniela

Foto 2: Raúl Montufar